23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Telecinco humilla a los representantes del mundo del cine con un zasca demoledor

Una cosa es dar lecciones de moralidad a los demás y otra bien distinta aplicarse el cuento. Ha sido Mediaset la que ha dejado al descubierto la doble vara de medir de algunos con el dinero.

El denominado mundo de la cultura mantiene desde hace años una intensa lucha contra la piratería ilegal y a favor de los derechos de autor. Además, saca las uñas ante cualquier declaración que no sea de férreo apoyo al mundo del cine. Sin ir más lejos, arremetió este jueves contra Mariano Rajoy sin piedad porque el presidente del Gobierno reconoció en Onda Cero que no ha tenido tiempo de ver ninguna de las películas que están nominadas este año a los Goya.

Sin embargo, una cosa es dar consejos y lecciones y otra bien distinta aplicarse el cuento. De hecho, se ha desatado una inmensa polémica en torno a la inminente Gala de los Goya precisamente a cuenta de la piratería que a ellos tanto les molesta pero que cuando afecta a otros sectores no tienen la misma vara inflexible de medir.

Así, la Academia de Cine ha decidido mantener el patrocinio de su gala en el Grupo Saphir que ha sido condenado por el Tribunal Supremo por competencia desleal e infracción de marca. La batalla legal comenzó en 2015 cuando la empresa catalana Puig denunció a Saphir por "utilizar listas de equivalencia entre las marcas originales y las fragancias que imitan su olor". La primera sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante y el Juzgado de Marca Comunitaria 2 de Alicante prohibía al Grupo Saphir y sus minoristas utilizar de forma oral u escrita la marcas de la firma de perfumería Puig para vender fragancias de imitación que se comercializan bajo las enseñas Caravan, Saphir e IAP.

Una decisión que fue recurida por Saphir pero que el Tribunal Supremo ratificó el pasado mes de diciembre. Una sentencia que Puig celebró afirmando: "La protección a los titulares de marcas frente a la creciente práctica de la perfumería de imitación mediante uso de marcas ajenas".

Ahora tras la decisión de la Academia de Cine de no retirar a Saphir como el patrocinador de la gala de este 4 de febrero, otras firmas como L'Oréal han decidido desligar su nombre de la fiesta del cine español. Además, Mediaset ya ha anunciado que no cubrirá a la ceremonia. Una polémica por los derechos de autor que coincide con la lucha que mantiene el sector del cine contra la piratería ilegal desde hace muchos años.

Comenta esta noticia
Update CMP