Aparecen cuatro habitaciones más en el ‘castellum’ de La Cala en Benidorm

Excavaciones en el ‘castellum’ romano del Tossal de La Cala de Benidorm

Excavaciones en el ‘castellum’ romano del Tossal de La Cala de Benidorm

La sexta campaña de excavaciones en la fortificación romana de Benidorm deja al descubierto nuevas estancias y más metros de la calzada principal.

Cada verano que concluye se conocen nuevos aspectos de la vida en el ‘castellum’ romano del Tossal de La Cala de Benidorm y, sobre todo, de la arquitectura militar de la época. Este viernes finaliza la sexta campaña de excavaciones arqueológicas en el lugar y lo hace con nuevos hallazgos.

Se trata, en este caso, de cuatro nuevas estancias y alrededor de diez metros de calzada del fortín romano que data de los años 80-70 antes de Cristo, según han explicado el profesor de la Universidad de Alicante, Jesús Moratalla, y la catedrática Feliciana Salas, directores ambos de las excavaciones, en el transcurso de una visita que han realizado el alcalde Toni Pérez y algunos miembros de la corporación.

Los trabajos de esta campaña se han centrado en la parte oeste del yacimiento, lugar en donde se han encontrado las habitaciones, algo más espaciosas que las que se conocían hasta ahora y que, según Salas, podrían haber albergado almacén, armería, hospital o herrería.

De hecho, se sabe que una de ellas debió ser una herrería porque se han hallado restos de plomo fundido que se empleaba para la fabricación de proyectiles. “Ya sabíamos de su existencia gracias a las excavaciones que realizó el padre Belda” a mediados del siglo pasado “pero lo que queremos es constatarlo” explicaba Salas.

Durante la excavación también se ha puesto al descubierto el acopio de materiales que realizaron para nivelar la calzada principal, siguiendo un desnivel del 8%, para mantener la accesibilidad al ‘castellum’.

“Los seis años de excavaciones ya dan una gran perspectiva de lo que se va encontrando” ha dicho el profesor Moratalla, que también ha precisado que en el fortín romano “se mezclaban elementos romanos con locales, lo que hoy se llama una hibridación cultural”. Los trabajos han permitido determinar que el área ocupada por la fortificación abarca unos 5.000 metros cuadrados y que en ella podría haber convivido un máximo de un centenar de personas, todos militares.

La campaña de excavación finalizará el viernes según han precisado ambos profesores, aunque está previsto que continúe el próximo verano. Para entonces deberá estar finalizada y en marcha la musealización del yacimiento, que cuenta con una subvención de 500.000 euros de fondos europeos. El proyecto se encuentra en fase de redacción, según ha concretado el alcalde de la localidad, Toni Pérez.

Comenta esta noticia
Update CMP