26 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El País esconde la sentencia que pilla a su directora con una mentira sangrante

La purga del Director de Opinión del periódico para agradar a Pedro Sánchez ya tiene sentencia y deja por los suelos a la ejecutora, Sol Gallego Díaz.

 

 

Nacho Torreblanca no dejó ‘El País’ por gusto y voluntad propia sino porque fue despedido. El asunto no tenía vuelta atrás y era lo que era. Pero algunos, que siempre vieron a Torreblanca como un ‘outsider’ llegado desde fuera -y no como un ‘pata negra’ de la factoría del diario de Prisa- se obcecaron en señalar que su salida no fue fruto de una ‘operación de limpieza’, legítima por otra parte, para adecuar el rumbo del periódico al sanchismo.

Una de los adalides de esta actitud fue la actual directora, Soledad Gallego-Díaz, que difundió en un evento dicha versión. La cuestión terminó judicializada y dando la razón al despedido.

Sin embargo, la actual dirección ha vuelto a hacer gala de las costumbres de ‘El País’ cuando los hechos no le interesan. Y, desde luego, un varapalo judicial a la cabecera y a su directora, no son de su interés.

Por eso la rectificación de dicha versión dio para una clase de manipulación en toda regla. Lo primero, publicarla un sábado en la sección de Sociedad, en página par, columna de salida, en la parte de abajo.

 

 

La noticia aparecía justo debajo de otra sobre cómo Argentina garantiza los abortos no punibles y, más destacada, otra sobre cómo la Policía investiga la compra por Internet de pentobarbital para usarlo en eutanasia. En la página de al lado, un reportaje sobre “flamenco esencial”.

Torreblanca tenía razón

La rectificación era atribuida a “Don José Ignacio Torreblanca”, como si quien rectificara fuera él y no ‘El País’. El texto, imaginamos que intocable por sentencia, señalaba que la salida de Torreblanca tenía que ver con su despido, no por voluntad propia, y daba un varapalo a la directora:

“Las declaraciones de Doña Soledad Gallego-Díaz, realizadas en el Foro de la Nueva Comunicación el 10 de septiembre de 2018, en relación con la extinción del contrato de trabajo del Sr. Torreblanca, no se corresponden con la realidad”.

Lo que, traducido, a pesar de los maquillajes, sólo se puede entender de dos formas: o Gallego-Díaz no se entera de lo que sucede en su empresa o miente y manipula como ella sola. 

Comenta esta noticia
Update CMP