31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se hace oficial el "cordón" a Vox en la Cámara Vasca y la cacicada a su portavoz

La parlamentaria vasca de Vox, Amaia Martínez.

La parlamentaria vasca de Vox, Amaia Martínez.

Nacionalistas, socialistas y morados no dan marcha atrás y oficializan el boicot institucional contra Amaia Martínez, a la que acorralan en su actividad diaria en la Cámara de Vitoria.

No hay marcha atrás. La única parlamentaria de Vox en el Parlamento Vasco sufrirá durante los próximos cuatro años un boicot sin precedentes en la Cámara de Vitoria. PNV, Bildu, PSE y Podemos se han negado a dar marcha atrás a su polémica decisión y han oficializado este martes la ley de la mordaza contra Amaia Martínez para toda la legislatura.

La Junta de Portavoces de la Cámara de Vitoria ha rechazado la solicitud de reconsideración presentada por la parlamentaria Amaia Martínez contra la decisión de limitar el número de asesores y los tiempos de intervención de los que dispone, al ser la única integrante de esta formación representada en la institución y no sumar los tres diputados necesarios para formar grupo propio.

El acuerdo, ratificado este martes por la Junta de Portavoces, fue adoptado el pasado 13 de agosto con el apoyo del PNV, Bildu, PSE y Podemos, formaciones que suman 68 de los 75 escaños del Parlamento Vasco, mientras que el PP y la propia parlamentaria de Vox se desmarcaron del pacto.

Las posiciones de los grupos se han mantenido en la reunión que ha celebrado este martes la Junta de Portavoces de la Cámara vasca, en la que los cuatro partidos han hecho valer su mayoría para rechazar la solicitud de reconsideración presentada por Martínez.

En su escrito, la única representante de Vox en el Parlamento pedía que se reconsideraran las limitaciones que se habían establecido a su actividad al no tener representación suficiente para formar un grupo parlamentario.

Estas limitaciones respecto a las condiciones en las que operan las formaciones con representación suficiente para formar grupo propio -para lo que es necesario contar con tres diputados o más- incluyen la reducción del tiempo de intervención de Martínez en los debates, a un tercio de lo permitido para los grupos.

Además, Martínez solo podrá presentar una iniciativa cada tres plenos ordinarios cuando el resto de los grupos pueden incluir en el orden del día de cada sesión hasta dos iniciativas. Por otra parte, solo podrá presentar una interpelación y cuatro preguntas cada tres plenos de control.

Asimismo, la representante de Vox únicamente podrá contar con un asistente y, en sus escritos, tan solo podrá figurar que forma parte del Grupo Mixto, sin referencia alguna a la formación política a la que pertenece.

Comenta esta noticia