02 de junio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las lágrimas de impotencia de Belén Esteban se vuelven en contra de su programa

Jorge Javier y Belén Esteban, vía Skype.

Jorge Javier y Belén Esteban, vía Skype.

Menuda es la princesa del pueblo. Circunstancias obligan pero desde luego está muy lejos de lo que a ella le hubiera gustado de haber podido elegir. A Telecinco tampoco le ha gustado mucho.

Belén Esteban se ha sumado a los miles de españoles que estos días se encuentran en grave riesgo por la pandemia de coronavirus COVID-19 que estamos viviendo. La diabetes que sufre la colaboradora de Sálvame la ha llevado a tomar la decisión de recluirse en casa y no salir ni para hacer la compra, pues su endocrino así se lo ha pedido.

Así, desde el sábado pasado la princesa del pueblo se encuentra en su chalet de Paracuellos del Jarama donde sigue atentamente a sus compañeros de Sálvame. Sin ir más lejos, este martes la colaboradora entró en directo para saludarles y hablar con Jorge Javier Vázquez vía Skype.

Sin miedo pero sí con nerviosismo, así afronta Belén esta cuarentena: "Tengo que tener mucho cuidado, no tengo miedo, pero estoy un poco inquieta". Además, para Esteban esta situación de no poder ir a trabajar como cada tarde le ha afectado mucho psicológicamente: "Es la primera vez que he llorado por no ir a trabajar".

En lo referente a su marido, Miguel Marcos, Belén ha asegurado que tiene equipo de alta protección al ser conductor de ambulancias. Él mismo le ha pedido a su mujer que guarde pacientemente la cuarentena por su bien: "Me dice que no tengo que salir para nada porque al tener azúcar soy de muy alto riesgo".

El caso es que en modo supervivencia por coronavirus y con colaboradores como Belén Esteban en casa lo cierto es que Sálvame bajó este martes su media en los audímetros y descendieron todas las versiones del magacín corazonero de Telecinco: Limón (12.7% y 2.167.000), Naranja (16.7% y 2.524.000) y Tomate (14.6% y 2.445.000).

 

Comenta esta noticia