Revés judicial al Ayuntamiento tras despedir a trabajadoras de las escoletas

Escuela Infantil Municipal Gent Menuda de Valencia

Escuela Infantil Municipal Gent Menuda de Valencia

El Consistorio decidió este curso que la gestión de la escuela infantil debía ser municipal, pero el juzgado ha dictaminado en una sentencia que no puede dejarlas en la calle.

El Ayuntamiento de Valencia decidió este curso lectivo que iba a acabar con el régimen de concesión a través de la empresa privada de algunas escuelas municipales de la ciudad: Solc, en Tres Forques, Quatre Carreres (Na Rovella) y Gent Menuda (Nazaret). La medida no convenció, desde el primer momento, ni a las familias ni a los vecinos de los barrios donde se ubicaban, quienes exigieron de forma pública y a través de diversas campañas en Internet, la subrogación de las trabajadoras, de manera que pudieran seguir desempeñando su labor con los niños y no las dejaran en la calle, aunque dependieran del Ayuntamiento.

Tres trabajadoras de la escoleta Gent Menuda (Nazaret) llegaron aún más lejos e interpusieron una demanda contra el Ayuntamiento que preside Ribó por la decisión. Esa sentencia, el pasado mes de noviembre, fue clara y decisiva.

El Juzgado de lo Social número 16 ha obligado al Ayuntamiento de Valencia a readmitir o indemnizar a tres empleadas de esta "escoleta", despedidas después de que el Consistorio asumiera la gestión de este centro en julio de este año.

El fallo considera que el despido de estas profesoras es “improcedente” y obliga al consistorio municipal a readmitir a las trabajadoras o a pagarles una indemnización, tras asegurar que el servicio que se presta "es exactamente el mismo tras la decisión de gestionarlo directamente".

El Juzgado de lo Social número 16, en los fundamentos de derecho de su resolución, recuerda varias directivas del Parlamento Europeo y del Consejo que establecen que "en caso de que una administración decida prestar directamente un servicio que hasta la fecha venía prestado por un operador económico, vendrá obligada a la subrogación del personal que lo prestaba".

El tribunal recalca que la asunción por el Ayuntamiento de la gestión de la escuela infantil en la que las demandantes prestaban servicio constituye "el traspaso de una entidad económica que mantiene su identidad, y así se desprende del propio pliego de condiciones particulares de la contratación".

La sentencia hace hincapié, en que "el servicio que se presta en la escuela infantil por el Ayuntamiento tras la decisión de gestionarlo directamente es exactamente el mismo que se prestaba por la empresa en régimen de concesión administrativa".

Por lo tanto, señala que el despido "debe ser calificado como improcedente, recayendo sobre el Ayuntamiento las consecuencias legales inherentes a tal declaración".

El fallo estima las demandas y condena al Ayuntamiento a que "proceda a la readmisión de las trabajadoras en las mismas condiciones anteriores al despido o al abono de la indemnización correspondiente”.

Los argumentos del Ayuntamiento no han servido

En su día el Ayuntamiento de Valencia justificó la medida en que “las escuelas infantiles en régimen de concesión son gestionadas por empresas cuyo interés final es el lucro económico”, y defendió la necesidad de iniciar los trámites para implantar una red pública para el tramo de cero a tres años.

Las trabajadoras empezaron a moverse con consultas a los técnicos de Educación e incluso con reuniones con la propia concejala de Educación María Oliver (Valencia En Comú). El Ayuntamiento, a través del asesor Edgar Bellver Franco y la propia concejala María Oliver, se negó a la subrogación diciendo que “era imposible legalmente”, pero tanto la empresa como sus abogados consideraron que sí había vías para hacerlo. Y así ha sido.

El grupo municipal del PP ya advirtió en su día que “si era posible mantener los puestos en el departamento de salud de Alzira tras la reversión de la gestión a la administración pública, también se debería hacer en el caso de las trabajadoras de las escuelas municipales.” 

Tras la sentencia a favor, las trabajadoras, no sólo de la escoleta Gent Menuda, sino también de las otras escuelas infantiles Solc, en Tres Forques, y Quatre Carreres (Na Rovella); han asegurado a ESdiarioCV que en los próximos días van a solicitar “la readmisión en los centros”.

Comenta esta noticia
Update CMP