22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Estos son los diputados de Cs a los que Errejón quiere enredar y no se dejan

Ante el bloqueo suscitado por la negativa de Cs a pactar con Vox, Más Madrid ha visto una grieta abierta por la que intentar in extremis un gobierno con el PSOE. Una operación casi imposible

La decisión salomónica del presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, llegó a última hora de la tarde de este martes. Después de reunirse con los portavoces de todos los grupos, y de que tanto Isabel Díaz Ayuso como Ángel Gabilondo le mostraran su disposición a presentarse a la investidura, Trinidad cogió la calle de en medio.

Así, convocó un pleno para el 10 de julio pero sin candidato, al constatar que ni la popular ni el socialista tienen aún los votos suficientes para alzarse con la Presidencia. Una forma de ganar tiempo en verano. Eso sí, como fecha tope el 10 de septiembre habrá de convocarse otro pleno, esta vez ya sí con candidato. 

La negativa -hasta el momento- de Ciudadanos a pactar nada por escrito con Vox ha alimentado las esperanzas de la izquierda. No muchas, pero alguna tienen. Y ahora contarán todo el verano para seguir enredando como enredó este martes Íñigo Errejón.

El candidato de Más Madrid salió con una propuesta provocadora al alentar una rebelión en el grupo parlamentario que comanda Ignacio Aguado. O, directamente, el transfuguismo. 

El portavoz de Más Madrid pidió que tres diputados de Cs rompan la disciplina de voto de su partido y se alineen con el socialista Ángel Gabilondo, absteniéndose. E incluso señaló que, si el precio de su apoyo es que Más Madrid no esté en un hipotético gobierno del PSOE, él lo asumirá. 

 

Rápidamente le salió al paso el propio Aguado para denunciar que Errejón estaba planteando un "tamayazo" con todas las letras, en alusión al escándalo de los dos diputados del PSOE que en 2003 frustraron la investidura del socialista Rafael Simancas y obligaron a convocar nuevas elecciones, tras las que asumió la Presidencia Esperanza Aguirre. "Deje de ver series y tómeselo en serio. Nuestro grupo parlamentario sabe lo que quiere hacer", le pidió el líder de Cs a su rival en respuesta.

El canto de sirena de Errejón tenía cuatro destinatarios claros: los cuatro diputados de Cs que no militan en las filas de Cs, sino que concurrieron a las elecciones en la candidatura naranja en calidad de independientes. 

Más Madrid cree que ése es el flanco débil de Aguado, el lugar por donde atacarle o al menos ponerle nervioso. Aunque no lo hará, dicen en Cs: las filas están prietas.

En concreto el líder naranja fichó para su lista a cuatro independientes. El primero Javier Luego, director general de Plena Inclusión Madrid, que engloba a más de un centenar de entidades de personas con discapacidad intelectual. Después de una década al frente de la organización, Luego dio el salto a la política convencido de que el programa de Aguado "pone al ciudadano en el centro de las políticas públicas".

También a Eva Bailén, una ingeniera de Telecomunicaciones que en 2015 inició una exitosa cruzada en favor de la racionalización de los deberes que los escolares llevan a casa. Pretende cambiar el sistema educativo desde Cs.

Aguado incorporó asimismo a sus filas al empresario Luis Pacheco, expresidente de la Confederación de Comercio de Madrid. "Es una gran incorporación para llevar de una vez por todas la voz del pequeño comercio a la Asamblea de Madrid", dijo de él Aguado al anunciar su fichaje. Y, por último, Tamara Pardo, auditora del Estado. 

Ni siquiera Gabilondo termina de ver con buenos ojos la jugada de su potencial socio. En una comparecencia ante la prensa afirmó que él no quiere votos "vergonzantes ni mucho menos de tránsfugas" de Ciudadanos, pero a renglón seguido abrió los brazos a cualquier diputado naranja que "quiera otra opción". Como Manuel Valls en Barcelona, sostuvo. Aunque no haya comparación posible. 

Comenta esta noticia
Update CMP