16 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bitcoin, ¿el futuro o una burbuja?

Fuertes subidas y explosivas bajadas. Así es el bitcoin, la moneda virtual que escapa de controles regulatorios y ya mueve muchas operaciones. ¿Se puede confiar en ella o es otra burbuja?

¿Es la moneda del futuro, libre de intervenciones regulatorias? ¿O es un producto especulativo, sobrevalorado, que protagoniza ya la penúltima burbuja y está a punto de estallar? El debate está servido, hay opiniones para todos los gustos y hechos que suceden prácticamente a diario para dar la razón a partidarios y detractores.

La cotización de la criptomoneda bitcoin, caracterizada por una elevada volatilidad, se desplomaba este viernes en torno a un 10% y alcanzaba su mínimo en 12.504 dólares (10.550 euros), tras haber alcanzado su propio récord hace a penas cinco días, cuando se situó en 19.576 dólares (16.516 euros), lo que supone que, desde entonces, su valor se ha desplomado un 36%, que representa una pérdida de 7.072 dólares (5.966 euros).

En un año, el precio del bitcoin ha pasado de mil dolares a cerca de 17.000. Pero ya baja

Con estas caídas, la criptodivisa está corrigiendo las ganancias acumuladas durante las últimas semanas, impulsadas fundamentalmente por el lanzamiento de futuros de bitcoin en el Mercado de Opciones de Chicago (CBOE Global Markets) y en CME Group, el mercado derivados más grande del mundo.

La 'fiebre' por esta moneda virtual, que comenzó el año cotizando en torno a 1.000 dólares (843 euros), ya ha sido calificada por muchos como una burbuja especulativa que podría estallar en cualquier momento. Su cotización comenzó a dispararse en noviembre, cuando cada bitcoin se intercambiaba por 6.750 dólares (5.694 euros).

El bitcoin no tiene existencia física, sino que se basa en tecnología blockchain y se intercambia en plataformas específicas de Internet. Tampoco tiene curso legal, ya que no se rige por ningún banco central ni gobierno. Muchos temen que esta moneda virtual sea utilizada como una vía para acometer fraudes.

El riesgo

De hecho, durante estas dos últimas semanas, muchos reguladores bursátiles y bancos centrales, en vistas de las ganancias que ha ido acumulando esta moneda virtual, han insistido en la falta de transparencia en el establecimiento de su precio y de su elevado riesgo inherente.

Recientemente, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) advertía de que la protección del inversor en las transacciones con criptomonedas e ICOs (Initial Coin Offering) -mercados no regulados de crowdfunding a través de monedas virtuales- es "sustancialmente" menor que en los mercados de valores tradicionales, con su correspondiente mayor posibilidad de fraude y manipulación.

Asimismo, el regualdor bursátil estadounidense suspendía temporalmente de cotización en el mercado extrabursátil (OTC) a la firma The Crypto Company, medida que se mantendrá vigente hasta el próximo 3 de enero, debido a la preocupación en relación a la "exactitud y pertinencia de la información pública aportada por la empresa que, solo en lo que va de diciembre, el valor de sus acciones se habían disparado cerca de un 3.100%.

De igual forma, este jueves, el fabricante especializado en bebidas Long Island Iced Tea Corporation aprobaba añadir a su nombre corporativo el término 'blockchain' y cambiar su enfoque empresarial hacia la exploración de nuevas oportunidades de inversión basadas en esta tecnología, lo que hacía que sus acciones, que cotizan en el Nasdaq, se dispararan más de un 200%.

Las caídas

Las caídas del bitcoin en los mercados ha llevado al desplome a otras criptomonedas como Ethereum, que cotizaba en la sesión actual en un mínimo intradía de 629,98 dólares (531,5 euros), lo que implica una pérdida de su valor cercana al 20% respecto al precio de apertura. Hace exactamente doce meses, esta criptomoneda cotizaba en 7,46 dólares (6,3 euros).

Mientras, las opiniones de los expertos al respecto de este sorprendente producto son bien distintas: desde los organismos reguladores, el recelo es más evidente y se advierte con reiteración de los riesgos que comporta operar en una moneda desprovista de la tutela pública: desde Bruselas hasta la práctica totalidad de las homólogas europeas de la CNMV española, el dictamen no es positivo.

 

El BBVA cree que el bitcoin puede tener éxito; mientras que JP Morgan tilda de "estúpidos" a quienes lo usen

 

Pero hay otras opiniones menos negativas, algunas tan cualificadas como la del consejero delegado del BBVA,  Carlos Torres Vila. Según él, el bitcoin "ha demostrado ser bastante sólido durante estos años", dado que ha sido "inexpugnable al ciberataque", pero "es difícil saber" si se convertirá en una burbuja o si se trata de "la curva de adopción" de una nueva tecnología.

"En la medida en que el bitcoin es escaso, que lo es por definición, y en la medida en que haya confianza en que va a seguir teniendo valor, es muy parecido al oro", ha señalado el 'número dos' de la entidad presidida por Francisco González durante un reciente desayuno organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Axis Corporate.

Como el oro

El directivo ha comparado a esta criptomoneda con el oro en el sentido de que su valor no se deriva de su aplicación industrial, sino de su escasez y de que hay confianza en que va a seguir teniendo valor.

"Pero también es verdad que puede colapsarse y desaparecer esa confianza", ha advertido el consejero delegado de BBVA, que ha insistido en que "es muy difícil predecir qué es lo que va a pasar". "Hay riesgo y probabilidades reales relativamente significativas de que acabe colapsando hasta cero, pero también las hay reales y significativas de que alcance un valor múltiplo de varios ceros", ha añadido.

En el lado opuesto, el consejero delegado de JP Morgan es contundente contra la moneda de moda. Así, Jamie Dimon, advierte de que la criptodivisa bitcoin "es un fraude" y que llegará un momento en el que estallará y será peor que la famosa burbuja de los tulipanes del siglo XVII.

En declaraciones recogidas por Reuters durante su intervención en una conferencia de banca en Nueva York, el directivo aseveró que "la moneda no va a funcionar" y añadió, además, que no se puede pensar que quien invierta en una divisa "inventada" es alguien "realmente inteligente".

El bitcoin bolivariano

"Cualquier inversor de mi banco que esté operando con esta criptomoneda será rechazado en segundos por dos razones concretas: está en contra de nuestras normas y son estúpidos", concluyó el directivo del mayor banco estadounidense por activos.

Asimismo, señaló irónicamente que se trata de un modelo de obtención de fondos "muy útil" si se encontrara en Venezuela (donde Maduro ultima su particular versión del bitcoin), Ecuador o Corea del Norte, e incluso si se diera el caso de que fuera un traficante de drogas, al asimilarlo con una herramienta para el blanqueo de dinero.

Si las monedas tradicionales  se lanzaban al aire para resolver a cara o cruz un dilema o una apuesta, el juego con el bitcoin no permite ese procedimiento para salir de dudas. Sólo el futuro responderá a la gran pregunta sobre su solvencia o debilidad.

 

Comenta esta noticia