18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un informe letal para Sánchez airea 20.000 bajas de militantes en su mandato

Pedro Sánchez, junto al que fue su número dos, Cesar Luena.

Pedro Sánchez, junto al que fue su número dos, Cesar Luena.

El documento, que está poniendo en circulación el susanismo -en la guerra del PSOE todo vale- desbarata la principal baza que éste está enarbolando contra la presidenta andaluza.

El tiempo de la especulación se acaba en el PSOE. Cuando este jueves a las 12 del mediodía finalice el plazo para la entrega de avales a las tres candidaturas en liza, Patxi López, Pedro Sánchez y Susana Díaz se verán inmersos ya en la campaña oficial de las primarias, con el horizonte de los decisivos comicios internos del próximo domingo 21.

Sin embargo, los aspirantes -y así lo han confirmado a ESdiario fuentes de las tres planchas socialistas- saben que tienen una cita que puede ser decisiva, el debate a tres que la Gestora tiene previsto fijar en el ecuador de la campaña.

Va a ser en este encuentro -que los responsable de campaña ya han empezado a negociar y que será similar a la que protagonizaron en 2015 Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias- en la que el exsecretario general y la baronesa sevillana van a jugarse el todo por el todo.

A ese debate, según las fuentes consultadas por este diario, Sánchez y Díaz van a comparecer con un mantra. "Un partido autónomo, de izquierdas y de los militantes", para Sánchez. "Un PSOE independiente, ganador y tan combativo con el PP como con Podemos", para su gran enemiga.

Susana ya tiene el documento para bajar los humos a Sánchez: 20.000 militantes se dieron de baja durante su mandato 

Según ya ha comunicado Díaz a su entorno, su objetivo fundamental es combatir la imagen que Sánchez se ha construido desde su dimisión como secretario general: que él es el único candidato de la militancia. Que es el único que ha recogido el sentir de las bases y que Susana Díaz es la favorita de las élites, del IBEX y del viejo aparato del PSOE

Para ello, la presidenta andaluza ya cuenta -facilitados por la Gestora- con los datos del legado más negativo que Sánchez, a juicio de los susanistas, quiere ocultar: la deserción de militantes socialistas durante sus dos años al frente del partido. Según los datos que ha encontrado la dirección provisional que encabeza Javier Fernández, desde la llegada de Sánchez a la Secretaría General no dejaron de producirse bajas, hasta 20.000 en sus dos años en el despacho principal de Ferraz.

Cabe subrayar como premisa inicial que el censo del PSOE -como los del resto de los partidos- está muy alejados de ser del todo fiables. En muchos casos no se depuran los fallecimientos y, en otros casos, incluyen a militantes que hace años dejaron de hacer frente a sus preceptivas cuotas.

El dato más fiable, facilitado este pasado sábado

El último dato fiable del censo de militantes socialistas lo ofreció la Gestora el pasado sábado. Es la cifra de los socialistas con derecho a voto el 21-M: 187.949 afiliados.

Se da la circunstancia de que las federaciones más numerosas son ahora mayoritariamente afines a Susana Díaz. Al margen del "neutral" PSC de Miquel Iceta (20.816), el PSOE andaluz suma 48.792 militantes; el valenciano de Ximo Puig, 18.442; y el madrileño de Sara Hernández, 15.866 militantes.

Según Ferraz, cuando Pedro Sánchez se hizo cargo del PSOE en julio de 2014 se encontró con un partido que tenía 198.123 militantes inscritos y cuando fue defenestrado en octubre del pasado año, el censo había mermado hasta los 180.000 aproximadamente. 

La bala que Susana se reserva para el debate: la deriva radical de Sánchez no sólo ahuyenta votantes, también militantes

Los susanistas aseguran que durante la deriva de Sánchez con el no es no y su acercamiento a Podemos y los nacionalistas -que le costó a la postre su cargo- las deserciones se aceleraron y rondaron las 5.000 bajas entre enero y agosto de 2016. Según el censo facilitado por la Gestora el pasado sábado, se habrían producido cerca de 6.000 altas tras la dimisión/defenestración de Sánchez.

Sin embargo, los pedristas atribuyen esta circunstancia a afiliaciones teledirigidas por los barones leales a Díaz en las últimas semanas.

En cualquier caso, el PSOE viene sufriendo en la última década una sangría de bajas en su militancia. Baste un dato. Con José Luis Rodríguez Zapatero al frente, los militantes socialistas se situaban en 236.572 inscritos en Ferraz.

En definitiva, lo que el susanismo pretende con este baile de cifras es arrojar a Sánchez el dardo definitivo en el debate a tres: lo mismo que en las urnas el 20D y el 26J, la deriva radical del exsecretario general ha provocado también una deserción de militantes del PSOE.

Comenta esta noticia
Update CMP