03 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado ofrece su apoyo al estado de alarma hasta Nochebuena y con condiciones

Pablo Casado a su llegada a la Casa de América.

Pablo Casado a su llegada a la Casa de América.

El líder de los populares anuncia que está dispuesto a votar a favor si dura -de entrada- ocho semanas y si en ese tiempo el Gobierno se compromete al plan B jurídico que ya debería haber.

El PP está dispuesto a votar a favor del nuevo estado de alarma siempre y cuando se limite inicialmente a ocho semanas y no hasta mayo, como es la pretensión de partida de Pedro Sánchez. Y pone una segunda condición: que el Gobierno aproveche estos dos meses para acometer el "plan B jurídico" al que se comprometió y que nunca hizo. Especialmente en lo referido a modificar la Ley Orgánica 3/1986 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública.

Así lo ha anunciado Pablo Casado durante su intervención en el XXIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar. Una oferta, a su juicio, "generosa y razonable". Que demuestra que su formación sí "rema" a favor del Ejecutivo.

El PP empieza a contar el tiempo desde la aprobación del decreto del estado de alarma -este domingo- y no a partir de que éste caiga el 9 de noviembre, de forma que el tiempo que da Casado a Sánchez no incluye la Navidad, sino que vence justo antes de Nochebuena. 

Según el líder de los populares, ello permitiría "limitar la movilidad" durante los puentes de Todos los Santos y la Constitución y a su vez intentar "salvar la campaña navideña".

"La alarma es una excepcionalidad constitucional que tiene que ser tasada. Y sujeta a un control parlamentario que no se puede sustituir por una comparecencia de un ministro", ha explicado Casado en alusión a la idea del presidente de que sea el ministro de Sanidad y no él quien rinda cuentas quincenalmente en el Congreso. "La excepcionalidad debe durar lo menos posible", ha insistido.

No obstante, en una primera valoración del Gobierno la ministra Carolina Darias no se ha mostrado proclive a acortar los tiempos al término de la Conferencia de Presidentes: "Seis meses es el tiempo que nos recomiendan las personas expertas. Y este Gobierno hace caso a la ciencia. El plazo no es inamovible pero la movilidad del plazo va a depender de la evolución de la pandemia. Ni un día más, ni un día menos", según la titular de Política Territorial.

Sánchez telefoneó este domingo por la mañana a Casado para informarle de sus planes y pedirle su apoyo, en medio de una presión creciente de las comunidades por el desbarajuste en la aplicación del toque de queda (unido a todos los anteriores).

El presidente del PP le pidió tiempo para poder consultar con sus presidentes regionales, toda vez que el PP gobierna en la Comunidad de Madrid, Andalucía, Castilla y León, Galicia, Andalucía y Murcia, además de en Ceuta. Y, llegados a este punto, las comunidades necesitan ese sostén jurídico.

Tras esa ronda de conversaciones, el líder de los populares ha accedido a dar un sí condicionado, devolviendo la pelota al tejado de Sánchez. Cabe recordar que en el anterior estado de alarma el PP votó a favor de las tres primeras prórrogas sin condiciones, se abstuvo en la cuarta y se opuso a las dos últimas. 

A priori, para declarar un nuevo estado de alarma el presidente contaba con el apoyo de, al menos, Ciudadanos, el PNV y Esquerra. Pero los tres partidos han torcido el gesto al saber que Sánchez pretende este jueves que el Congreso le apruebe una prórroga de seis meses, hasta mayo. Todo apunta a que tendrá que negociar a la baja.

En cualquier caso, el ofrecimiento del PP deja a Vox como el único partido abiertamente contrario a un nuevo estado de alarma, en la línea de la soledad en que se quedó también la semana pasada en la votación de la moción de censura. "Vox votará no al estado de alarma perpetuo. Los españoles están hartos de las medidas ineficaces e incoherentes de este Gobierno, que solo están generando paro, miseria y más contagios", según Iván Espinosa de los Monteros.

 

Casado ha garantizado además su apoyo a las conclusiones de la Comisión del Pacto de Toledo, que se votarán este martes en el Congreso. Y ha mantenido viva la llama de la negociación del CGPJ al asegurar que "sería bueno un consenso con el principal partido político". "No queremos que la Unión Europea mande otro aviso a España", ha sostenido.

En su discurso también ha citado a Angela Merkel. Europa es, precisamente, parte de la razón del cambio de actitud del líder de la oposición.

Comenta esta noticia
Update CMP