15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Xunta de Galicia supera los 1.100 millones de inversión en gestión del agua

Tras 10 años de mejoras, el gobierno sin embargo no se relaja y asume que quedan “deberes” pendientes en la gestión de aguas en Galicia para seguir impulsando su actividad productiva.

Además de ser un recurso esencial para la vida, el agua es un factor de calidad ambiental y producción económica, ya que depende de actividades como la pesca, los mariscos, la acuicultura y, en gran medida, el turismo. Por lo tanto, cuidar el buen estado del agua es proteger la salud pública, preservar nuestro entorno natural, ríos y estuarios, y promover la actividad productiva.

Para estos fines, y para cumplir con la normativa europea en este ámbito, el Gobierno de Galicia ha convertido el saneamiento y el suministro de agua en uno de sus objetivos estratégicos durante la última década. En estos 10 años ha invertido más de 1.100 millones de euros en obras hidráulicas, ayudando así a los municipios a ejercer sus poderes de gestión del ciclo urbano del agua. Esta inversión ha permitido llevar a cabo 350 acciones de saneamiento en beneficio de 165 municipios.

Hace 30 años, en Galicia solo había 5 plantas de tratamiento activo, hoy suma 148 plantas de tratamiento de aguas residuales totalmente operativas con capacidad para atender sin problemas al conjunto de la población de Galicia. Para garantizar que estas grandes inversiones en saneamiento continúen siendo efectivas durante toda su vida útil, la Junta también lleva a cabo una labor de vigilancia, inspección y asesoramiento sobre las instalaciones que se entregan a los concejos. Porque tan importante como construir infraestructura es mantenerlas en perfecto estado operativo.

Además, el Plan de Control de Derrames se está desarrollando para combatir las contribuciones contaminantes al dominio público hidráulico de tierra a mar. Como resultado de ello, más de medio millar de descargas de contaminantes se han modificado al dominio público marítimo-terrestre, la mayoría de los cuales se han descargado en los estuarios.

Todo este trabajo ha permitido dar un salto cualitativo que se demuestra en tres aspectos fundamentales: Galicia ha aumentado la capacidad de purificación en casi 1,5 millones de habitantes desde 2009. Actualmente, el 90% de las aglomeraciones urbanas cumplen con la directiva europea sobre el tratamiento de aguas residuales. Y la mejora de la calidad del agua es sensible: en el año 2009 el estado de las aguas era bueno en 67%; hoy, el 76% de las masas de agua están en buenas condiciones.

Sin embargo, a pesar de la inversión y el resultado, en el Gobierno de la Xunta no se dan por satisfechos y quieren continuar trabajando para lograr el saneamiento integral de los estuarios y ríos gallegos. Augas de Galicia tendrá un presupuesto que aumentará un 10% el próximo año y sumará más de 100 millones de euros para reforzar el apoyo a los municipios en sus competencias de saneamiento y suministro. Así, la colaboración técnica y financiera de la Xunta con los ayuntamientos se concretará en ayudas por más de 70 millones de euros.

Las cuentas regionales permitirán la continuación o finalización de los proyectos que redundarán en la mejora del saneamiento de los estuarios gallegos, como el de Malata, Ferrol, Pontedeume o Rianxo. Se iniciarán las obras de la EDAR Viveiro, las acciones de saneamiento en Cabañas o la mejora de la planta de tratamiento de Praceres y el emisor submarino en la Ría de Pontevedra.

Para superar la dificultad técnica y económica de los municipios pequeños en la gestión de las infraestructuras hidráulicas, la Xunta está promoviendo la creación de una sociedad pública que, siguiendo el modelo de residuos de Sogama, apoye a los municipios en el ciclo integral del agua, con la participación esencial de los concejos provinciales.

En esta sociedad participarán la Xunta, de manera mayoritaria, los Ayuntamientos, que son los competentes en la prestación de estos servicios, y las Diputaciones Provinciales, a quienes la ley les reserva el papel de coordinación con los municipios de menos de 20,000 habitantes.

La entidad busca ofrecer a los municipios una colaboración para tener una explotación profesional de sus servicios hidráulicos, reducir costos y garantizar la calidad de los servicios. La compañía proporcionará a los municipios servicios relacionados con el ciclo urbano del agua, que tendrán las mismas tarifas por m3 para todos los municipios que participan en la entidad, cumpliendo así la primera premisa del Pacto de Agua local.

Comenta esta noticia
Update CMP