28 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los ahorradores se decantan por los bitcoins y el oro como valores seguros

Ante la recesión económica que se cierne, buscan alternativas fiables para colocar su dinero a salvo de imprevistos. Las nuevas tecnologías acercan como nunca antes opciones tan dispares.

La nueva máxima responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), la búlgara Kristalina Georgieva, ha comentado esta semana que la economía mundial debe estar preparada para hacer frente a una nueva recesión económica. Y la coyuntura política y económica mundial parecen respaldar sus recientes declaraciones: las tensiones de las guerras comerciales, los récords de deuda pública en las economías avanzadas y la ralentización del crecimiento no invitan a un gran optimismo. Por este motivo, los siempre sufridos ahorradores tratan de poner a salvo sus ahorros, con el recuerdo de la Gran Recesión todavía fresco en la memoria. 

El oro, el valor refugio de siempre

Quienes no desean complicarse la vida y quieren apostar por lo seguro, confían en el oro como valor para preservar su capital. La cotización del oro ha subido más de 200 dólares en lo que llevamos de año y ha llegado a superar los 1500 dólares, para alegría de los inversores. A tenor del precio del oro este 2019, no parece pues mala idea explorar el oro como valor refugio, especialmente si estamos invertidos en bolsa y queremos tener un salvavidas listo en caso de recesión.

Además, pasar nuestros ahorros a oro es más fácil que nunca, gracias a las nuevas tecnologías. Atrás quedaron los tiempos en los que la única opción era adquirir el oro físico y tener que pagar por guardarlo en el banco o arriesgarse a tenerlo en casa, con los peligros que eso entraña. Gracias a los nuevos productos de inversión, es posible lograr exposición a los movimientos del precio del oro en todo momento. Y es que las nuevas tecnologías han democratizado como nunca el acceso a un activo tan tradicional como este del que podemos conocer la cotización en tiempo real en todo momento.

El bitcoin, ¿el nuevo oro digital?

Si bien hasta hace pocos años el oro era prácticamente el único valor seguro disponible, los inversores más aventureros están comenzando a considerar el bitcoin como el nuevo oro digital 2.0, ya que replica de manera muy fiel las propiedades que hacen que el oro sea un valor tan apreciado. En el oro y en el bitcoin hay poca producción y ambos deben minarse, en el caso del oro físicamente y en el caso del bitcoin digitalmente. Además, en ambos activos la falsificación es imposible, se aceptan globalmente, están descentralizados y no están sujetos a malas decisiones empresariales o gubernamentales.

Además de todas las similitudes que comparte con el oro, el bitcoin ofrece un extra de funcionalidades muy apreciadas por los inversores más amantes de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, es fácil y barato hacer trading con bitcoins. También es sencillo convertirnos en nuestros propios bancos, ya que poseer realmente nuestros bitcoins es más fácil que en el caso del oro. No olvidemos que en el oro necesitamos comprar un índice de réplica o pagar por costosas custodias, mientras que en el caso de la criptomoneda no es nada difícil tenerla en nuestro propio monedero digital.

En definitiva, tanto el oro como el bitcoin son excelentes opciones de inversión que se adaptan a todo tipo de inversores que busquen valores refugio de cara a la próxima crisis. Podría decirse que el oro es la mejor opción para los más conservadores, a cambio de un menor potencial de retorno de inversión, y viceversa en el caso del bitcoin.

Comenta esta noticia
Update CMP