17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

España vuelve a las andadas: se llena de concejales liberados con sueldo público

Kichi también ha decidido ser generoso.

Kichi también ha decidido ser generoso.

La recuperación ha traído el fin de las estrecheces a los ayuntamientos. Kichi y decenas de alcaldes de todos los partidos han sucumbido a la tentación de multiplicar el gasto en personal.



"Hay que dignificar la política, faltaría más, pero nos parece desorbitado (...). El gobierno del PSOE, apoyado por IU y Ciudadanos, va a duplicar los concejales liberados", afirmó la concejal del PAR Berta Zapater, atónita.

La escena se vivió la semana pasada en un pleno del Ayuntamiento de Alcañiz, un municipio de Teruel donde desde las elecciones gobierna el famoso exdiputado del PSOE Ignacio Uquizu, que un día suspiró por liderar una especie de tercera vía entre Pedro Sánchez y Susana Díaz.   

Alcañiz es una localidad prototipo de la España vaciada. Tiene apenas 16.000 habitantes, pero en esta legislatura contará con tres concejales liberados, una secretaria para el alcalde y un asesor de imagen. El resultado: los vecinos pagarán 53.000 euros más al año en sueldos municipales. Puede parecer calderilla pero no lo es: en Alcañiz la renta per cápita supera en no mucho los 22.000 euros (datos de 2016, los últimos disponibles). 

El socialista Ignacio Urquizu, alcalde de Alcañiz, en el centro de la imagen.

 

La estampa se ha repetido en los últimos días en centenares de ayuntamientos a lo largo y ancho del país. La recuperación económica ha hecho que las corporaciones municipales de todo signo tiren la casa por la ventana y aumenten los sueldos, las dietas, las asignaciones económicas de los grupos políticos y, sobre todo, los liberados. Ya sean totales, que son aquellos que cobran un sueldo íntegro de las arcas municipales, o parciales. 

En esto no hay colores políticos ni tamaño que valgan: todos los partidos han sucumbido a las tentaciones que traen las épocas de vacas gordas. Incluso José Manuel González, Kichi. Este martes  el Ayuntamiento de Cádiz celebra su pleno de constitución y el alcalde propondrá aumentar la asignación a los grupos, concederles un asesor y un administrativo y dar a los partidos de la oposición la posibilidad de que sus respectivos portavoces tengan dedicación exclusiva. Se calcula que la generosidad de Kichi incrementará los gastos en estos conceptos en 400.000 euros anuales. 

Suma y sigue. En Badajoz, absolutamente todos los concejales del tripartito del PP, Ciudadanos y Vox, 14 en total, estarán liberados, lo que ha generado una fuerte polémica en la ciudad. Tres de ellos parcial y el resto íntegra. Nunca antes se había visto nada igual en su Ayuntamiento.  

En Torrelavega esta legislatura habrá once concejales liberados frente a los siete de la pasada

En el Ayuntamiento de Torrelavega, gobernada por el PRC de Miguel Ángel Revilla, que siempre presume de austero, no se han andado con pequeñeces: 11 de los 16 concejales del equipo de gobierno estarán liberados frente a los siete de la pasada legislatura. De ellos, cuatro tendrán dedicación exclusiva y siete, parcial.

En Sevilla han llegado los Reyes Magos antes de tiempo, sin complejos. El alcalde, el socialista Juan Espadas, ha impulsado una subida descomunal de sueldos, empezando por el suyo, que se verá incrementado un 33%. Lo mismo que los de su equipo y los portavoces de la oposición. Los concejales rasos ganarán un 43% más. 

 

En Molina de Segura, una localidad murciana que ronda los 71.000 habitantes, 11 de los 13 concejales del equipo de gobierno más los portavoces del PP y de Cs tendrán dedicación exclusiva. Sueldo íntegro del Ayuntamiento por cortesía de la alcaldesa socialista, Esther Clavero.

En la pequeña localidad de Agaete (Las Palmas), son poco más de 5.000 vecinos y el Consistorio tendrá tres concejales con dedicación exclusiva y otros cinco con dedicación parcial. Su alcalde, el socialista Juan Ramón Martín, ha andado al límite: la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local permite a los ayuntamientos de entre 3.001 y 10.000 habitantes tener un máximo de tres ediles liberados a tiempo completo. 

Dicha ley fue aprobada en 2013. Dos años después se celebraron elecciones municipales y la mayoría de las corporaciones que salieron de ellas se cuidaron de mantener el número de liberados a raya por los rigores presupuestarios. Pero ahora se gasta con otra alegría y muchos se están ciñendo a lo estrictamente legal. Vuelta a las andadas.  

Comenta esta noticia
Update CMP