22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pillan a un mosso de paisano montando bronca con los radicales y no le pasa nada

Los antidisturbios de los Mossos, este domingo en una de las protestas por la detención de Puifdemont.

Los antidisturbios de los Mossos, este domingo en una de las protestas por la detención de Puifdemont.

El agente identificado en los disturbios de este domingo ya se encuentra hoy lunes trabajando con total normalidad. Muchas horas después, tras la polémica, se anunció una investigación.

Pese a que los Mossos se encuentran intervenidos por el Ministerio del Interior tras la aplicación en Cataluña del artículo 155, y que su nuevo mayor, el comisario Ferrán López, se ha comprometido a reconducir la herencia de su antecesor, Josep Lluís Trapero, la polémica sigue rondando a la cúpula de la Policía catalana.

La última se produjo este mismo domingo durante los incidentes que se registraron frente a la sede de la delegación del Gobierno en Barcelona entre radicales de los llamados Comités de Defensa de la República (CDRs) -vinculados con la CUP- y los antidisturbios de los Mossos (BRIMO).

Según publican varios medios catalanes y han confirmado fuentes presenciales, entre los manifestantes se encontraba un mosso. Aunque no han trascendido detalles sobre su identidad, sí se sabe que pertenece a la Unidad de Investigación de la Comisaría del Example. Según estas fuentes, el mosso no lanzó ningún objeto ni participó directamente en los altercados.

Sin embargo, la cúpula del Cuerpo no ha adoptado medida alguna contra este agente que protestaba por la detención en Alemania de Carles Puigdemont. Así lo ha confirmado este lunes en Espejo Público el secretario general del sindicato de los Mossos SME, Toni Castejón, que ha relevado que el policía en cuestión esta trabajando en su destino con total normalidad.

 

Esta actuación de la cúpula que dirige Ferrán Lopez -que este lunes se ha reunido con el presidente del Parlament, Roger Torrent-, contrasta con la última decisión que generó la indignación de los sindicatos de los Mossos.

Se produjo el pasado día 14, cuando el departamento de Asuntos Internos firmó una propuesta de sanción grave "por falta de consideración y respeto" al agente que defendió ante sus superiores su derecho a redactar las actas en castellano.

La sanción llevaba aparejada la suspensión de empleo y sueldo durante 16 días. La resolución especificaba que, con su discrepancia, este policía "desprestigió" a los mandos al llevarles la contraria en presencia de otros agentes. Una evidente doble vara de medir.

Comenta esta noticia
Update CMP