Verano de oposiciones, verano de emociones

En gran parte de los colegios el tema de conversación estrella en este final de curso son las oposiciones, porque a todos los docentes les afecta de alguna manera

Llegan las oposiciones del cuerpo de maestros y con ellas multitud de emociones en todas las personas que de una u otra forma las viven en primera persona, emociones como alegría, tristeza, confianza, miedo, furia, sorpresa… Según afrontemos el proceso y se desarrolle el mismo aflorarán unas u otras.
Este año el proceso selectivo para el ingreso en el cuerpo de maestros viene con una gran oferta de plazas, ya que se van a repartir 3.000 entre las distintas especialidades de este cuerpo. Muchos docentes están involucrados en este proceso; unos como miembros de tribunales, otros como opositores u otros que optan a la adquisición de nuevas especialidades. Por ello, en gran parte de los colegios el tema de conversación estrella en este final de curso son las oposiciones, porque a todos nos toca de alguna manera.
El día 26 de junio a las 10 de la mañana, es la fecha y hora marcada por unos 17.000 opositores para intentar obtener una plaza y convertirse así en funcionarios de carrera, una vez superado el año de prácticas. Ese día comienza una prueba de fondo que suele alargarse si todo va bien más allá de mediados de julio.

La convocatoria de este año trae algunas novedades como los 7 puntos en la experiencia docente previa, más rangos de notas en la puntuación asignada al expediente académico, asignación de plazas por tribunal, la aportación de la programación didáctica también en soporte electrónico o la inscripción en el proceso de forma telemática.

Este procedimiento de matriculación ha generado muchos problemas, llevando a la desesperación a algunos opositores a la hora de realizar la citada inscripción o dejando fuera en un primer listado de admitidos a otros que llegaron incluso a realizar la inscripción y pagar la tasa correspondiente.
Más allá de estas pequeñas particularidades de la convocatoria actual, las oposiciones de este año guardan un esquema parecido a las de los últimos años, con una primera prueba dividida en dos partes que en caso de superarse daría la posibilidad de realizar la segunda prueba, coloquialmente llamada como "encerrona".

En ese momento termina la fase de oposición y para las personas que la hayan superado comienza la fase de concurso con la aportación de los correspondientes méritos. Finalmente los tribunales ponderarán en un 60 % la puntuación obtenida en la fase de oposición y en un 40 % la obtenida en la fase de concurso. Terminada esta actuación de los tribunales, se generará gran expectación ante la publicación de notas finales, obteniendo plaza aquellos aspirantes que una vez ordenados por puntuación, tengan un número de orden igual o menor al número de plazas asignadas a su tribunal.
En definitiva, muchas historias personales se escribirán durante estas oposiciones, muchos recuerdos y experiencias que perdurarán en el tiempo.

¡Muchísima suerte a todos!

*Delegado de educación del sindicato CSIF

Comenta esta noticia
Update CMP