02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El paro se convierte en otra pandemia con un Gobierno superado por la hecatombe

Sánchez, la semana pasada en el Congreso

Sánchez, la semana pasada en el Congreso

Las cifras del paro del mes de marzo son catastróficas. Se suman 302.365 nuevos parados, pero solo es la punta de un iceberg que se verá pronto, cuando se contabilicen los miles de ERTES.

La segunda pandemia, tras la sanitaria, ya ha llegado. El paro ha subido un 9.3% sin precedentes en marzo, el mayor hundimiento del empleo de la historia, con 302.365 nuevos parados de golpe, en apenas un mes, a consecuencia del coronavirus y de la paralización total del país decretada por el Gobierno.

Y sólo es la punta del iceberg: en esas dramáticas cifras no están incluidos los 250.00o ERTES que se calcula se han presentado en un mes fatídico que arroja estadísticas dramáticas en todos los órdenes y amenaza con dejar una profunda depresión en el país cuando arrecie la emergencia sanitaria.

Si el desempleo está ya en 3.5 millones de personas, cuando el recuento incluya todos los estragos reales pendientes de consignación, superar la barrera de los cinco millones de los peores tiempos de la crisis de 2009 se da por descontado en fuentes económicas consultadas por ESdiario.

Un solo dato refleja la magnitud del desplome y de los números que se conocerán cuando termine abril: en España hay 15.000 hoteles, de los cuáles solo permanecen 300 abiertos, por razones estrictamente logísticas. En ellos no hay turistas; sólo enfermos, personales sanitario, militares y miembros de los Cuerpos de Seguridad.

 

 

El volumen total de parados alcanzó así al finalizar marzo la cifra de 3.548.312 desempleados, la más alta del registro desde abril de 2017. Trabajo ha señalado que el Covid-19 ha cambiado la tendencia de la evolución del paro con la que se había iniciado marzo, ya que en los doce primeros días del mes el paro sólo subía en 2.857 personas.

La subida del desempleo en marzo es la más alta registrada nunca en la serie histórica. Supera en más de 100.000 personas el que hasta ahora era el mayor repunte: el de enero de 2009, cuando en plena crisis económica el desempleo subió en ese mes en casi 200.000 personas.

El dato de paro de marzo no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados, aunque lo son a efectos de productividad: tienen un puesto de trabajo, pero no trabajan, una situación insostenible para las empresas a corto plazo, informa EP.

"Es el principio"

En ese contexto, las medidas del Gobierno, más asistenciales que proactivas, se dan por insuficientes sin el confinamiento empresarial se prolonga mucho. Es imposible saber cuántas empresas sobrevivirán, pero en el sector de las pymes, las familiares, el pequeño comercio y los autónomos la carnicería se da por descontada.

"Esto sólo es el principio de esta crisis. O se dota de liquidez a las empresas y se reabre la economía y se salva, así, el tejido productivo y, con ello los empleos, o podemos adentrarnos casi en una depresión de consecuencias sociales extremadamente dramáticas", resumen fuentes populares en pleno debate sobre el respaldo del PP a los decretos económicos del Gobierno.

Si el respaldo a una renovación del Estado de Alerta se da por hecho, a efectos de prolongar la cuarentena domiciliaria, el visto bueno a las medidas económicas está, en este momento, muy lejos. Ni la patronal ni el PP ni el PNV parecen por la labor de mantener un "cierre total" más allá de lo estrictamente necesario y defienden, de momento de manera informal, una reapertura paulatina pero inmediata de las empresas.

Comenta esta noticia