30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado destapa las "mentiras" de Torra y deja a Sánchez con la "sonrisa" al aire

Nada que ver con lo que intenta vender el nuevo Gobierno a base de gestos y fotos muy bonitas y amables, porque la nube negra sigue ahí instalada, muy lejos de las explicaciones oficiales.



El último varapalo judicial al independentismo ha descolocado a sus líderes y Antonio Casado se hace eco de ello este jueves en su columna de El Confidencial: "El desconcierto tiñe de victimismo y lágrimas de cocodrilo el último ataque de contrariedad de los 'indepes' por la suspensión automática, provisional y tasada de seis diputados de su cuerda. Cinco encarcelados (Junqueras, Romeva, Sànchez, Rull y Turull) y uno declarado en rebeldía (Puigdemont), provisionalmente suspendidos en el ejercicio de sus funciones". 

Así las cosas, "los independentistas no pierden ocasión de arremeter contra la Justicia española" y su "tramposo discurso vincula la decisión a un capricho del juez Llarena respecto a estos seis dirigentes procesados por rebelión. Tachan de cruel y vengativo al magistrado, sugiriendo además que actúa a las órdenes del Gobierno. Y desde Alemania, el expresidente de la Generalitat se permite aludir a la falta de calidad democrática del Estado".

Pero Casado les retrata recordando que "no ha sido un acto arbitrario, sino estricta aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal a presos preventivos sobre los que pesa un auto de procesamiento firme por presunto delito de rebelión. El juez instructor no podía hacer otra cosa".

No es la única mentira: "Otra mentira aireada en las últimas horas por los predicadores de la ruptura con España es que la suspensión automática y temporal de un preso preventivo (sin sentencia firme) solo es aplicable a delitos de terrorismo". 

Aquí les recalca que "como es el caso, persiste la finalidad de atentar contra el orden constitucional. Y el juez Llarena encaja esa conducta en el tipo de 'rebelión', aunque no haya uso de armas de guerra o explosivos".

Según Casado, "la reacción del independentismo a estos efectos del cierre del sumario por el 'procés', que ahora pasa a depender de la sala de lo penal del Supremo en la llamada “fase intermedia”, me remite aquello de que los gestos de confrontación del soberanismo responden a los gestos de distensión del nuevo Gobierno socialista. Lo último es que el presidente del Parlament, Roger Torrent, podría proponer a la Cámara desobedecer al alto tribunal". 

En conclusión, "no veo por ninguna parte el retorno de los 'indepes' al autonomismo. Ni la voluntad de encontrar un encaje de Cataluña en el Estado. La nube negra sigue ahí, como el dinosaurio de Monterroso, aunque lo asumamos con una sonrisa y hagamos como si avanzásemos en la solución del conflicto", apunta en referencia al paripé de Pedro Sánchez y su nuevo Gobierno.

Comenta esta noticia
Update CMP