21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lío en Zarzuela por la rara espantada de Don Juan Carlos: ¿No estaba invitado?

Los Reyes, junto a la presidenta del Congreso, este miércoles.

Los Reyes, junto a la presidenta del Congreso, este miércoles.

El plantón del principal artífice de la Transición al acto de conmemoración celebrado en el Congreso fue la comidilla, puesto que la Casa Real no estuvo muy convincente en sus argumentos.

Fue, sin duda, la gran comidilla del acto institucional de conmemoración del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Precisamente, la ausencia de su gran artífice, el Rey Don Juan Carlos. Fuentes de la Casa Real aseguraron a ESdiario que esta comentada ausencia del Monarca Emérito se debió simplemente al formato del Pleno, "un acto parlamentario en el Congreso".

"Se ha seguido el mismo criterio que en la proclamación del Rey Felipe", afirmaron estas mismas fuentes. Sin embargo, no coló para casi nadie y la incredulidad por la ausencia del padre del actual Jefe del Estado e impulsor de aquellos comicios de 1977 fue lo más comentado en los corrillos este miércoles.

Sin embargo, los servicios de comunicación del Palacio de la Zarzuela se tuvieron que esforzar en dar explicaciones que no convencieron a muchos. Se significaba lo especial de acto, más cuando se inauguraba la exposición Habla pueblo habla, un recorrido por aquellas fechas. Incluso fuentes de la Presidencia del Congreso se mostraron crípticas sobre la notable ausencia de Don Juan Carlos.

De hecho, a medida que pasaban las horas y más clamorosa se hacía la ausencia del anterior Jefe del Estado, el diario El Mundo informó de que su "entorno" asegura que Don Juan Carlos está "dolido", insinuando que no fue invitado. "Han excluido a quién condujo el camión de la transición", protestaron esas fuentes próximas al Emérito.

Por lo demás, fue un acto de nostalgia y de reafirmación de la democracia española en el que sólo los diputados de Podemos dieron la nota. Llegaron con camisetas con la imagen de La Pasionaria y con rosas rojas. Y antes contraprogramaron con un acto de recuerdo a las víctimas del franquismo. El objetivo prioritario de los de Iglesias: el exministro Rodolfo Martín Villa, para el que piden su detención. Bildu y ERC ni siquiera acudieron al Congreso.

Al comienzo del acto llegó a haber un duelo en las bancadas donde se oyeron gritos de ¡Viva el Rey! desde los escaños del PP y ¡Viva la Democracia!, desde la bancada morada. Pero la presidenta del Congreso, Ana Pastor, descolocó a los diputados de Podemos cuando recordó, emocionada, a dos miembros de aquellas Cortes: La Pasionaria y el poeta Rafael Alberti.

En su mensaje a los antiguos y actuales parlamentarios, en pleno desafío del independentismo y del populismo, el Rey lanzó un claro mensaje en favor de la ley, la democracia y la unidad de España. "La convivencia tiene su mayor garantía y su mejor protección en las normas que la amparan", advirtió. "Por ello, ningún camino que se emprenda en nuestra democracia puede -ni debe- conducir a la ruptura de la convivencia, al desconocimiento de los derechos democráticos de todos los españoles", añadió.

El Monarca advirtió de que "fuera de la ley, nos enseña la historia, solo hay arbitrariedad, imposición, inseguridad y, en último extremo, la negación misma de la libertad".

Y también quiso lanzar un velado mensaje contra los frentes ideológicos sectarios. "Los españoles, conjuntamente, con toda responsabilidad, fuimos capaces de dialogar, de pactar y consensuar sin preguntarnos qué fuimos o qué éramos, sino qué queríamos ser", subrayó.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, arrancó una gran ovación del Congreso cuando ligó el nombre de Don Juan Carlos al nacimiento de la democracia española. También cuando citó a líderes ya fallecidos como Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Adolfo Suárez, Ramón Rubial o Josep Tarradellas, entre otros.

Antes de su discurso, los Reyes posaron en las escalinatas del Congreso con los parlamentarios de la Cortes Constituyentes de 1977, que recibieron de mano del Rey Felipe la insignia de la Cámara Baja. En el acto coincidieron  Mariano Rajoy, Felipe González y José María Aznar, junto a los líderes políticos y los representantes de las Altas Instituciones del Estado. Faltó José Luis Rodríguez Zapatero.

Comenta esta noticia
Update CMP