23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Messi regresará a la selección argentina en el Wanda

El astro argentino volverá a vestir los colores de la albiceleste contra Venezuela. 250 días después de tomarse un respiro regresa para intentar brillar de una vez con los colores de su país

El fútbol es un deporte que no tiene memoria. El presente alimenta la actualidad informativa y los hechos que han tenido lugar meses o semanas atrás quedan escondidos en el baúl de los recuerdos. Los futbolistas se ponen a prueba cada fin de semana, sometidos a una presión extrema por parte del entorno social. Las aficiones de los grandes clubes europeos obligan a sus representados a que se expriman al máximo en cada encuentro, una espada de Damocles constante que sobrevuela a las estrellas mundiales.

Los jugadores que son considerados como los mejores del panorama internacional, tienen que superar además otro test de alto nivel que convierte el calendario futbolístico en una prueba de supervivencia. Hablamos de los partidos relativos a los combinados nacionales. No importa si tu rendimiento ha resultado excelso con tu club, también estás obligado a brillar con un equipo con el que convives pocas veces al año. Y si existe un futbolista en el mundo que experimenta esta presión, ese es Leo Messi. Acostumbrado a vivir en un ecosistema futbolístico propicio como es el del Barça, el astro argentino vive en primera persona la frustración cuando viste la camiseta albiceleste.

El Barcelona está firmando una temporada espectacular, y todo hace presagiar que se alzará con algún título importante este curso. Messi está cuajando unos números realmente increíbles; ante el Sevilla alcanzó su 50 hat trick, el conjunto de Nervión -que tiene en mente alzarse con la UEFA Europa League 2019- es una de sus víctimas favoritas.

Pero su situación con Argentina es totalmente diferente. El Messi atrevido, estelar y deslumbrante se convierte en una sombra de sí mismo cuando convive con sus compatriotas nacionales. Esta situación ha provocado incluso que el jugador se plantee dejar la selección, cansado de las críticas que recibe desde su país natal. El futbolista ha perdido muchas finales jugando con el combinado albiceleste, especialmente cruel fue la vivida en el mundial de hace cinco años, cuando los argentinos perdieron la final ante Alemania en la prórroga.

Y no lo hicieron en un lugar cualquiera, sino que fue en Brasil, en el feudo de su máximo rival histórico, como es la selección canarinha. Messi también ha perdido dos finales relativas a la Copa América, y las dos en los penaltis. El último gran reto que tuvo que afrontar fue el Mundial de Rusia del verano pasado, donde fue eliminado por el equipo que finalmente se hizo con la Copa. La selección francesa de Mbappé y compañía se mostró sólida a lo largo de todo el campeonato y consiguió hacer estériles las ambiciones del equipo de Sampaoli.

Fue en ese momento cuando Messi tuvo que tomar una decisión personal de una trascendencia mundial. Continuar con la selección argentina o poner punto final a una aventura que le había otorgado más penas que alegrías. Aquel 30 de junio de 2018 marcó de manera notoria a Messi. Eran nada menos que cuatro mundiales sin levantar la copa, una cifra demasiado elevada si tenemos en cuenta cuál es uno de sus máximos competidores en el ámbito histórico: Diego Armando Maradona.

La estrella azulgrana tomó pues una decisión intermedia, decidió aislarse de la selección durante una temporada. Concretamente han sido 250 días los que ha tardado en volver a ser convocado. Esta vez por el técnico Scaloni, una cara nueva en relación a la selección. Messi volverá a lucir los colores del combinado nacional en Madrid, en el duelo en el que se enfrentarán Argentina y Venezuela. El Wanda Metropolitano, estadio local del Atlético de Madrid y un feudo conocido por Messi, será el templo del reencuentro el próximo 22 de marzo.

Están por ver cuáles serán las sensaciones de Messi cuando vuelva a integrarse en el ecosistema argentino. De cara a los amantes del fútbol, esperamos que esta pausa haya sido balsámica y el jugador pueda mostrar su mejor cara también lejos de Barcelona. El tiempo lo dirá. No obstante, todavía está por confirmar si Messi disputará el próximo Mundial que tendrá lugar en Qatar en el 2022, la última oportunidad para su redención con la Copa más preciada del mundo.

Comenta esta noticia
Update CMP