22 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cebrián reaparece en El País y hunde a Sánchez e Iglesias por el "cataclismo"

Juan Luis Cebrián en un desayuno informativo junto a Felipe González.

Juan Luis Cebrián en un desayuno informativo junto a Felipe González.

No suele prodigarse mucho en los últimos tiempos el exfactótum del Grupo Prisa. Por eso, su "página" en el diario de referencia de muchos socialistas se está leyendo con lupa.

Fuego amigo contra la gestión de La Moncloa contra el coronavirus. Esta vez no es la prensa menos afín, es el antiguo todopoderoso presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, que ha reaparecido en una de esas páginas completas que el viejo PSOE sigue leyendo con lupa.

Cebrián ha reaparecido este lunes con una tribuna sobre la pandemia que sacude sin freno a España y a todo el mundo. Tras denunciar la forma en la que la mayoría de los gobiernos ignoraron las primeras advertencias ya a finales del pasado año, Cebrián apunta directamente a Pedro Sánchez y su gobierno progresista.

"Se ha reaccionado tarde y mal. Faltan camas hospitalarias, falta personal médico, faltan respiradores, y falta también transparencia en la información oficial. En nuestro caso los periodistas tienen incluso que soportar que sus preguntas al poder sean filtradas por el secretario de Comunicación de La Moncloa", afirma en su artículo Un cataclismo previsto.

"En nuestro caso se alentó la asistencia a gigantescas manifestaciones, se sugirió durante días la oportunidad de mantener masivas fiestas populares, no se arbitró financiación urgente para la investigación, se minimizó la amenaza por parte de las autoridades, e incluso el funcionario todavía hoy al frente de las recomendaciones científicas osó decir entre sonrisas que no había un riesgo poblacional", prosigue en referencia a Fernando Simón, el portavoz del Ministerio de Sanidad.

Pero incluso va Cebrián más allá y alienta incluso futuras actuaciones judiciales contra el Gobierno. "No es momento de abrir un debate sobre el tema, pero es lícito suponer que además de las responsabilidades políticas los ciudadanos, que ofrecen a diario un ejemplo formidable de solidaridad en medio del sufrimiento generalizado, tendrán derecho a demandar reparación legal si hay negligencia culpable.

"La impresión dominante -denuncia el exfactótum de Prisa -es que el Gobierno es prisionero en sus decisiones de los pactos con sus socios de Podemos y los independentistas catalanes y vascos. En una palabra, la conveniencia política prima, incluso en ocasiones tan graves como esta, sobre la protección de la ciudadanía".

 

 

Comenta esta noticia