17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La esposa de Llarena se sincera con Herrera y desvela el calvario que sufre

Gemma Espinosa, mujer del juez Llarena y presidenta de la Escuela Judicial, este lunes en un acto junto al Rey.

Gemma Espinosa, mujer del juez Llarena y presidenta de la Escuela Judicial, este lunes en un acto junto al Rey.

La magistrada, que preside la Escuela Judicial de Cataluña, relata las amenazas que están recibiendo desde que su marido se hiciera cargo de la causa contra el procés en el Tribunal Supremo.

Un calvario en toda regla. Una intensa campaña de acoso y amenazas que la obligan a caminar con mucha preocupación por las calles de Cataluña. Justo un día después de participar junto al Rey Felipe VI en la entrega de diplomas a los nuevos jueces, la presidenta de la Escuela Judicial de Cataluña, Gemma Espinosa se ha sincerado en los micrófonos de Herrera en Cope. Su pecado: ser la esposa del juez Pablo Llarena.

Espinosa ha reconocido este martes que "ahora no" va tranquila por la calle, ya que ella y su marido, el magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa por el procès, Pablo Llarena, se han visto obligados a llevar escolta en Barcelona, donde residen.

En la entrevista, Espinosa respondía así a la pregunta directa de si transitaba tranquila por las calles: "No, ahora no, porque la verdad es que ahora tenemos escolta y protección, pero creo que esto va a durar muy poco, que la gente va a reflexionar y van a volver las cosas a la normalidad".

Espinosa, que ha reconocido haber "recibido amenazas o advertencias", incide en que en su opinión, "son casos aislados" y pone en valor que "del mismo modo" han recibido "innumerables muestras de apoyo" de personas diversas, dentro y fuera de Cataluña e incluso de posiciones políticas próximas al independentismo.

 

"Sí, ha habido amenazas, todas estas cosas que se han visto, pero desde luego hemos recibido el apoyo de muchísima gente de los dos posicionamientos ideológicos o sea que la gente sabe distinguir (...) sabe que una cosa es el trabajo que hace mi marido y otra es la cuestión política", ha comentado.

La magistrada apunta además que "hay otros jueces catalanes que han recibido esas pintadas y esas amenazas". "No somos los únicos. Pero yo creo que es una minoría exaltada. El pueblo catalán es pacífico y eso no se va a tolerar por la sociedad. No lo van a permitir", ha asegurado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP