03 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias alienta una guerra civil entre PP y Vox y se lleva una tunda de Casado

El vicepresidente, Pablo Iglesias

El vicepresidente, Pablo Iglesias

El vicepresidente cree que la distancia con Vox que ha marcado Casado con su 'no' a la moción de censura "llega tarde", pero el líder del PP le ha lanzado otro aviso.

Pablo Iglesias ha pretendido con su intervención en el debate de la moción de censura alentar una especie de "guerra civil" entre PP y Vox, después de el 'no' de Casado a la iniciativa de Abascal. "Ha hecho un discurso político brillante", ha dicho Iglesias a Casado, nada más comenzar su intervención, para apostillar después que "llega tarde".

Y es que, según Iglesias, "en Europa saben que muchos de sus gobiernos regionales dependen de la ultraderecha y eso en Europa no gusta. En Europa saben que el señor Casado depende del señor Abascal para gobernar, y eso no gusta", ha reiterado el vicepresidente en su intervención, para acursarle posteriormente de ser "la puerta de entrada de la ultraderecha".

 Además, también ha metido en la ecuación a Ciudadanos, para asegurar que los malos resultados electorales de la formación naranja "tienen mucho que ver con la foto de Colón". "Están atrapados. Ustedes y la señora Arrimadas están perdidos", ha reiterado Iglesias, para añadir que "dieron oxígeno al monstruo y ahora les está devorando a ustedes".

Junto a ello, también se ha dirigido de forma concreta a Casado, después de recibir algunas críticas desde los escaños de los diputados populares por atreverse a dar determinadas lecciones. "Creo que eres consciente de que el comportamiento maleducado y faltón de tu bancada te hace muchísimo daño, porque el discurso impecable que has hecho hoy aquí es incompatible con esas faltas de respeto".

De hecho, ha añadido que "no se dan cuenta de que cada vez que gritan están introduciendo miles de votos en la urnas de Vox. Les pido inteligencia política", ha dicho Iglesias, para abrir aún más la brecha entre PP y Vox en el hemiciclo.

"Pensaba que venía a anunciar su dimisión"

Sin embargo, Casado no ha querido entrar en el juego de Iglesias, sino que ha comenzado los cinco minutos que tenía disponibles para replicar al vicepresidente asegurando que "pensaba que venía a anunciar su dimisión, en base a su código ético y al que ha estado lanzando a otras bancadas".

Y es que, Casado ha recordado que Iglesias "representa a un partido imputado por financiación irregular, cuyo número dos se ha declarado en rebeldía al no presentarse a un juicio y forma parte de un Gobierno que llegó para pedir ejemplaridad pero que le tiene a usted, acusado por tres delitos".

Además, ha avisado a Iglesias de que "muchos jóvenes y profesionales" que formaron parte del 15M ahora se "empiezan a identificar con el PP" porque están "decepcionados y frustrados" al comprobar que Podemos se ha convertido en "lo que abobinaban", ya que ahora forman parte del "establishment" y de un Gobierno incapaz de plantearles "un futuro de esperanza".

Pero también ha querido ir al "debate ideológico", apuntando al día en el que Santiago Carrillo "paró un mitin para pedir que quitaran una bandera tricolor, diciendo que ya no le presentaba" o cuando Dolores Ibárruri se abrazó con Gutiérrez Mellado en el Congreso, porque los "abrazos que se dieron los abuelos no podemos deshacerlos los nietos"."No tenemos derecho y eso es lo que nos diferencia", ha asegurado.

Así, el líder del PP se ha reafirmado en sus palabras insistiendo en que "queremos una España unida, la España que nuestros hijos y nietos merecen". "Nosotros tenemos unos hijos valientes", ha dicho Casado en referencia a los hijos prematuros de ambos líderes. "En esto estamos de acuerdo, pero para lo demás nos tendrá siempre en contra", ha zanjado Casado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP