24 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El ministro Guirao y su sonrojante defensa de los viajes de Sánchez

El titular de Cultura asegura que detrás de las críticas al viaje del presidente al concierto del FIB en el avión oficial existe "un trasfondo de desprecio a la cultura joven".

 

Pocos defensores le han salido al presidente Pedro Sánchez por su viaje en avión presidencial junto a familiares a un concierto en el Festival Internacional de Benicasim (FIB) el pasado 20 de julio. Incluso dentro del Gobierno.

Y escuchando la justificación que ha hecho del indefendible lance presidencial el ministro de Cultura, José Guirao, queda claro que quedarse callado es la mejor salida para este episodio; aparte de la posibilidad, más bien incierta, de que haga más guapo al mudo o muda de turno.

 

Y es que el titular de Cultura ha declarado que detrás de las críticas que le han llovido al presidente existe en realidad un odio cerrado  "a la cultura más joven". "Lo que me parece con esta polémica es que, al final, el trasfondo es el de desprecio y de la poca importancia que tiene la cultura en la agenda presidencial y, sobre todo, la cultura de la música más joven. Estoy seguro de que, si en vez de ir a un festival de música hubiera ido a cualquier otra cosa, este tema ni habría salido en prensa", ha lamentado el ministro.

Llama la atención que a un tipo tan ilustrado como Guirao sea tan obtuso como para no entender que no hay más desprecio que el del presidente al dinero de los contribuyentes y a la dignidad del cargo que ostenta

Para empezar, debería quejarse el ministro al propio gabinete de Presidencia por no incluir siquiera esta visita en la agenda pública. Si tanto relieve y peso institucional se le quiere dar a la actividad cultural del presidente, ¿por qué no hacerla notoria y transparente en vez de colarla como una cita casual y distendida?

 

Pero no solo se ha tratado de tapar el asunto en la previa y el desarrollo, sino también a posteriori, echando mano del recurso máximo: decretando como “secreto oficial” toda la información relativa a este viaje. Al respecto, el ministro se ha limitado a reconocer que desconoce los motivos por los que se ha blindado todo lo relacionado con el viaje, pero reitera que el hecho de que el FIB sea un festival "ligado a la juventud" le otorga menos importancia.

Luz y taquígrafos

Llama la atención que a un tipo tan ilustrado como Guirao sea tan obtuso como para no caer en la cuenta de que en este asunto no hay más desprecio que el del presidente al dinero de todos los contribuyentes y a la dignidad del cargo público que ostenta. Sánchez ocupa una altísima representación institucional y todas sus acciones hacen Estado.

Y si quiere ir al FIB, como a la ópera, al museo, a los toros o al fútbol, deberá hacerlo como un primer ministro; esto es, con luz, taquígrafos y formalidad oficial.

Para ir de chupipandi con la familia y los hijos, que espere a otra ocasión. Y sobre todo que lo pague él. O algún pagafantas como el paladín y modernazo Guirao.

 

Comenta esta noticia
Update CMP