02 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bottas reina en el caos austriaco

Ganó Bottas en el Red Bull Ring austriaco. En medio del caos desatado en el circuito de Spielberg, el finlandés silencioso se coronó en un Gran Premio caótico, con nueve abandonos, dos penalizados y con Carlos Sainz, quinto final. Hamilton, el gran favorito, acabó cuarto y sancionado por un toque con Albon, mientras que Lando Norris aprovechó esa circunstancia para acabar tercero. Leclerc, fino y constante, se subió al segundo escalón del podio.

Cuando parecía que este arranque de Mundial podía ser el de Verstappen, los entrenamientos dejaron claro que al nuevo RB16 no va tan fino como se podía esperar. El transcurso de la temporada dirá si es por aerodinámica o por motor, pero los dos monoplazas energéticos no acabaron la prueba inaugural del Mundial. Verstappen se despidió por problemas con el antistall en la vuelta once y Albon, en el tramo final tras un encontronazo con Hamilton que le costó el podio al divo británico, que antes supo incluso llegar al alerón trasero de Bottas pero fue incapaz de superarle.

https://twitter.com/movistar_F1/status/1279807931966459908

Por detrás de los McLaren la batalla fue encarnizada, entre todos. La igualdad es máxima. Leclerc, con una conducción fina, supo llevar al Ferrari a la segunda posición esquivando todos los incidentes de carrera, todo lo contrario de un Vettel que fue décimo (y penúltimo de los que acabaron). Norris se encontró con el premio gordo para acabar tercero después de que Hamilton fuera sancionado por cerrarle la puerta a Albon cuando peleaban por el segundo puesto.

Carlos Sainz fue de menos a más. Encajonado en el tráfico, rodando siempre un par de segundos por detrás de Leclerc, se vio perjudicado por una mala decisión de McLaren en el segundo safety car de la carrera (hubo tres), que le metió tarde en boxes haciéndole perder dos posiciones y un par de vueltas limpias tras la reanudación. Sainz llegó a Norris, le metió el morro y estuvo a punto de adelantarle, pero no culminó y no hubo segunda oportunidad: ahí estuvo el podio. Pero quién sabe.

La próxima semana llega la segunda carrera, en el mismo escenario, y la oportunidad volverá a estar ahí: el McLaren es rápido y la zona media es una emboscada en una selva de Vietnam.

Comenta esta noticia