Los test rápidos de anticuerpos no sirven para diagnosticar infección activa

SIETeSS y SETSS consideran que la venta de test rápidos de anticuerpos en la farmacia puede traer confusiones y califican a estos lugares como no aptos para la realización de test.

Desde el Sindicato Estatal de Técnicos Superiores Sanitarios (SIETeSS) y la Sociedad Española de Técnicos Superiores Sanitarios (SETSS) consideran que vender  test rápidos de anticuerpos en las farmacias, en vez de ser un arma más de conocimiento de la enfermedad, se puede convertir en un peligro de cara a la Navidad ya que estas pruebas rápidas de detección de anticuerpos para autodiagnóstico no deben ser utilizadas para diagnosticar infección activa por SARS-CoV-2.

Ante la situación, instan a las autoridades sanitarias a que no autoricen esta medida y deriven estas pruebas a los laboratorios. Y, si se hacen en Atención Primaria, piden que se dote a los centros de profesionales sanitarios formados, capacitados y habilitados para ello.

Según las palabras de José Joaquín Durán, presidente de SETSS, "estas pruebas no sirven para hacer cribados poblacionales y el resultado positivo de las mismas puede generar cierta sensación de seguridad entre las personas ya que pueden pensar que son inmunes a la enfermedad".

De la misma manera, desde el sindicato quieren recalcar que la interpretación de los resultados es algo que debería realizarse por profesionales formados, capacitados y habilitados para ello. En este sentido, entienden que no todos los trabajadores de farmacias pueden hacerlo de forma cien por cien segura al no tener la formación habilitante.

Siguiendo esta línea, también consideran que "estos test rápidos de antígenos no se deben realizar en espacios públicos", como farmacias. "La red de farmacias en nuestro país es enorme, pero eso no es excusa para que se autorice a realizar los test de antígenos allí. Estos establecimientos comerciales no cumplen, en un elevado porcentaje, con las medidas de bioseguridad imprescindibles para no poner en juego la transmisión de la enfermedad en la farmacia", explica el sindicato.

En este sentido apoyan su realización en laboratorios donde "sí se cumplen con todas las medidas adecuadas" y por los profesionales formados expresamente para este trabajo; Técnicos Superiores en Laboratorio Clínico y Biomédico.

Para Francisco Javier Montero, Secretario General de SIETeS, "no se puede jugar con la salud de esta forma. En las pruebas de antígenos, en su realización, se desprenden aerosoles que pueden hacer que se contagien clientes que acudan a la farmacia. Es un despropósito". 

Y, ¿los rastreos?

Además, desde SETSS y SIETeSS preguntan dónde se reflejarían los resultados de estas pruebas que se realizan en las farmacias. En este sentido, califican a las farmacias como lugares no aptos para la realización de esta tarea por no estar conectadas con los programas sanitarios, un hecho necesario para documentar la situación. 

"La importancia de la realización de pruebas de COVID-19 no solo radica en ello; también en la capacidad del Sistema Nacional de Salud en poder tener los datos y, mediante rastreadores, hacer cortafuegos a la enfermedad", explican y recalcan que "la figura del Técnico Superior en Documentación y Administración Sanitarias es clave como rastreadores. Ellos son los únicos que pueden, con su formación, capacitación y habilitación, hacer las funciones de rastreo de una forma completamente eficaz".

"Por lo tanto, creemos que las farmacias no están preparadas para ser “base de operaciones” en este sentido", concluyen. 

Comenta esta noticia
Update CMP