19 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado baja los humos a Sánchez recordando quién compra y quién pone la vacuna

Araceli, la primera receptora de la vacuna

Araceli, la primera receptora de la vacuna

El antídoto empieza a sembrar esperanza pero también dudas serias sobre el sistema de reparto y las cuotas para cada Comunidad Autónoma, que nadie ha justificado ni explicado.

La vacuna ya ha llegado y Araceli, de 96 años, y Mónica, de justo la mitad de edad con 48; simbolizan la esperanza al haber sido las dos primeras españolas en recibir una de las dos dosis que, en el plazo máximo de 21 días, recibirán para quedar inmunes si todo sale bien.

A partir de ahí, el resto presenta más dudas, aunque escuchando a Pedro Sánchez y viendo el despliegue de parafernalia gubernamental, se diría que España ha vencido ya a la pandemia, como lo hizo según sus propias palabras en verano, a punto de inaugurarse la segunda ola con la guardia bajada casi todo el mundo.

Este domingo el presidente ha completado su ceremonia de autobombo, comenzada el sábado con la difusión de imágenes oficiales en las que las vacunas llevaban el sello del Gobierno a diferencia de otros países de Europa, con unas palabras de entusiasmo cargadas de un reconocimiento indirecto a sí mismo.

La vacunación frente al COVID-19, ha dicho en las redes sociales, es posible gracias a la "fortaleza" de Sistema Nacional de Salud. Que es la manera de adjudicarle el avance al Ministerio de Sanidad de Salvador Illa y, en última instancia, a sí mismo.

"Hoy Araceli y Mónica representan una nueva etapa esperanzadora. Un día para la emoción y la confianza", añadió, sin duda enlazando con el sentir general, pero prescindiendo de dar explicaciones sobre un runrún cada ve más intenso que puede detonar en las próximas horas: ¿Cuántas vacunas exactas van a llegar a cada Comunidad Autónoma y cuál ha sido el criterio seguido para decidir la cuota?

 

ESdiario publicó el sábado algo que, el domingo, se ha instalado en la agenda política de la oposición: las cuotas anunciadas por los Gobiernos regionales no se corresponden con la población de cada autonomía, sin que nadie haya explicado qué justifica, por ejemplo, que Castilla-La Mancha vaya a tener en apariencia las mismas unidades que Madrid, con el triple de habitantes.

Casado ya le exige a Sánchez que garantice una distribución "equitativa" de la vacuna en las regiones

Sobre esto, y en general sobre el fin de semana de vacunación, se ha pronunciado este domingo el líder del PP, Pablo Casado, interpelando directamente a Pedro Sánchez a ese respecto, con un largo mensaje de intenta bajarle los humos tras 48 horas de autopromoción:

"El inicio de la vacunación contra el Covid es una gran noticia para superar pronto la pandemia. La UE coordina su adquisición, las CCAA la administran y el Gobierno debe garantizar su distribución equitativa sin propaganda para atribuirse un éxito que su nefasta gestión no merece", ha dicho.

Las palabras clave de ese mensaje son "distribución equitativa", como confirman fuentes populares a ESdiario, asombradas por la posibilidad de que, efectivamente, no exista un protocolo que justifique eventuales agravios comparativos en el reparto de un bien que, de momento, es muy escaso.

Porque de aquí a cuatro meses, España solo recibirá en torno a 350.000 dosis semanales, lo que permitirá vacunar a un máximo de 4.5 millones de ciudadanos, el 10% de la población. Un porcentaje que, de momento, no da ni para inmunizar a los grandes grupos de riesgo, sea por edad como Araceli, sea por profesión, como Mónica. Muchas como ellas y otros tantos deberán seguir en la cola.

Comenta esta noticia
Update CMP