20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hipócritas son...

El activista próximo a Podemos escribe un artículo inesperado sobre la inmigración, denunciando el 'efecto llamada' y desmontando la culpabilidad de origen de España y Europa.

 

 

1. Los franceses, que, habiéndose comprometido a acoger 30.000 migrantes procedentes de Italia y Grecia, cerraron sus puertos ante los barcos cargados de personas y a la deriva...

2. Los que ocultan la verdad ("ongs", tertulianos, "periodistas"...) que saben, pero no lo cuentan, que subirse a una barcaza le cuesta a cada migrante un mínimo de 3.000€. Ese dinero al sur del Sáhara, es una cantidad más que suficiente para montar una empresa o hacerse con una explotación agraria o ganadera...teniendo en cuenta que aquí no vienen cabreros, sino gente emprendedora, valiente, y con formación profesional como mínimo. Se trata de una gran sangría injusta para el país emisor.

 

3. Los que miran para otro lado, cuando saben que las  personas dedicadas a la nueva trata de negros son las mismas que controlan el tráfico de armas hacia el sur y  hacia el norte.

4. Los que ocultan que estamos ante unos traficantes que "trabajan con todas las garantías". Sólo beneficios: una vez subidos a las barcazas y llevados a cierta distancia de la costa, a los migrantes se les abandona, y se les confía a las fuerzas de la marina europea, llamadas al rescate, vía llamada de móvil (muy barato); si llegan a tiempo, bien y si no... Desembarcados en las costas europeas, si no se les da asilo, tampoco (o muy difícilmente) se les puede echar.

 

 

5. Y ahora Alemania ofrece (porque Grecia e Italia ya no pueden más) erigirnos en nuevos campos de concentración a cambio de plata (cuando la magnitud del nuevo fenómeno migratorio para los europea, es ya una cuestión de identidad, mucho más que de dinero). Y por cierto, a Marruecos, Argelia, Túnez y Libia habría que darles medios suficientes, para que controlen sus costas y las nuestras.

 

6. Nuestra responsabilidad como blancos descendientes de negreros (cuando eran los propios negros los que vendían negros a los árabes con fines de esclavitud): ¡nula! Ninguna responsabilidad. Nuestros antepasados hicieron la revolución francesa, ahora les toca a los "subsaharianos" (que vocablo más púdico); no debería ser tan difícil, en un continente (el africano) ahora mismo en la cresta del crecimiento económico.

7. Afirmar que acoger a estos a estas personas masivamente no creará efecto llamada es, sencillamente, insultar la inteligencia humana.

 

* Nota. Jorge Vestrynge remitió este artículo al director de Esdiario.com, Antonio Martín Beaumont, para su publicación asegurando que no se lo habían admitido en eldiario.es.

Comenta esta noticia
Update CMP