30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La advertencia y el regalo con mensaje que se ha traído Sánchez del Vaticano

El Papa, flanqueado por Pedro Sánchez y Begoña Gómez

El Papa, flanqueado por Pedro Sánchez y Begoña Gómez

El Papa y el presidente del Gobierno, que ha acudido a la Santa Sede acompañado de Begoña Gómez, han mantenido una entrevista de apenas media hora pero con mucha carga de profundidad.

35 minutos ha durado la primera entrevista entre Pedro Sánchez y el Papa Francisco en Roma, un encuentro que las dos oportunidades ha valorado como una "oportunidad de diálogo constante" entre la Iglesia española y el Gobierno, a pesar de las crudas diferencias que han mantenido en la práctica. Y algo de ello se desprende de las palabras y el regalo que el pontífice ha dedicado al jefe del Ejecutivo español.

Acompañado en su visita al Vaticano por su esposa Begoña Gómez, y ataviados de negro riguroso -incluidas las mascarillas- como marca el protocolo,  Sánchez ha conversado por espacio de 35 minutos con Francisco en la Biblioteca Privada del Palacio Apostólico.

Además de los asuntos relativos a las relaciones bilaterales entre los dos Estados, en la charla se han abordado algunos temas de carácter internacional como "la emergencia sanitaria actual, el proceso de integración europea y las migraciones".

 

Por su parte, según el comunicado facilitado la oficina de prensa de presidencia del Gobierno español, en el encuentro se han tratado cuestiones de interés común como el multilateralismo, el cambio climático, las migraciones y el pacto educativo global.

Además, y en un gesto poco habitual, el Papa ha dedicado un breve discurso al jefe del Ejecutivo español. "La política es una de las formas más altas de la caridad", le ha espetado Francisco, al tiempo que le ha advertido de "las ideologías que se apoderan" de la nación o de las "maniobras" que no responden a un acto de servicio. "Es muy triste cuando las ideologías se apoderan de la interpretación de una nación, de un país y desfiguran la patria", ha dicho el Santo Padre.

La Virgen y los migrantes

Tras la reunión, el Papa ha regalado al presidente  un relieve en bronce patinado que enmarca la figura de una mujer con un niño en brazos que entra en la columna de la Plaza de San Pedro, unas grandes manos entrelazadas en señal de fraternidad y una barca todavía en el agua con migrantes.

Según la explicación que ha adjuntado el Vaticano al objeto regalado, la frase inscrita en el marco 'Riempiamo le mani di altri mani' ('Llenemos las manos de otras manos') hace "referencia al llamamiento constante del Papa Francisco a la acogida y a la misericordia". Y es, de paso, una apelación a la maternidad y a la solidaridad con los migrantes que, sin duda, interpelan a un Ejecutivo que quiere dar vía libre a menores para abortar sin permiso paterno, o que se ha olvidado de las políticas activas de gestión de la inmigración tras golpes de efecto mediáticos como el del Aquarius.

Por su parte, Sánchez ha regalado al Santo Padre un facsímil del 'Libro de horas' del obispo Juan Rodríguez de Fonseca. Esta reproducción, cuyo original manuscrito data del siglo XV, es un libro de rezo para uso privado ricamente ilustrado.

Sánchez ha abandonado el patio de San Dámaso que accede al Palacio Apostólico en torno a las 11:00 de la mañana y se ha dirigido directamente al aeropuerto de Ciampino de Roma sin hacer declaraciones a los medios de comunicación. En Madrid le esperan los preparativos para decretar el Estado de Alarma.

Comenta esta noticia
Update CMP