22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marlaska patina: La ‘falsa granada’ viajó de Barcelona a Madrid sin control

Desde Renfe y Adif desmienten al ministro del Interior y aseguran que la mujer que portaba el falso artefacto accedió a su AVE y realizó el viaje a la capital sin que nadie la perturbara.

La falsa ‘hebilla bomba’ con forma de granada que sembró el caos esta semana en las estaciones de Sants y Atocha estuvo más descontrolada de lo que oficialmente se dijo en un principio. La mujer que la portaba en su maleta estuvo “controlada en todo momento”, según manifestó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Pero fue tal, ni mucho menos.

 

Así lo señalan fuentes de la alta dirección de Renfe y Adif en una información del digital El Independiente. Apuntan que inicialmente los agentes de policía en Barcelona, nada más identificar el supuesto explosivo, se pusieron a rastrear trenes en la estación de Sants que aún no habían partido porque pensaron que el atentado podría producirse en la terminal barcelonesa. “Es mentira que la sospechosa estuvo controlada todo el tiempo”, rechazan.

No se la controló hasta que la Policía la paró en Atocha, se explica en el periódico.  Al principio los vigilantes de Adif y los agentes pensaron que la persona que tenía el equipaje con la supuesta granada se iba a subir en alguno de los trenes que estaban en los andenes. Por eso los Mossos registraron otra vez a todos los pasajeros que había en esos momentos dentro de los trenes y fuera, en los andenes.

 

 

¿Y Marlaska?

Siempre según estas fuentes, la mujer viajó tranquilamente entre ambas ciudades sin nada ni nadie que la perturbara. “Y es que pasa bastante tiempo hasta que los guardias de seguridad se percatan  de que la persona sospechosa podía haber embarcado ya en un tren rumbo a Madrid”.

Dentro del tren, afirman los críticos con la versión de Interior, “nadie la controla”, a diferencia de lo que dice el ministro. Es cuando llega a Madrid cuando la Policía Nacional la identifica. Las declaraciones de Marlaska de hecho reflejan un poco esa contradicción: según el ministro, las autoridades dieron “la indicación perfecta y la portadora del equipaje ha estado controlada en todo momento en su viaje de Barcelona a Atocha. Una vez que esta persona ha llegado a Madrid, se la ha podido sacar del tren, y comprobar que no había ningún artefacto”.

“¿Para qué desalojan la estación de Atocha alta velocidad y Atocha Cercanías, si la Granada viaja en el tren y al tren no lo detienen?”, se preguntan los altos cargos de la empresa pública ferroviaria. Atocha es la estación más concurrida de España. Se estima que prácticamente pasan por la terminal un millón de pasajeros al día, entre usuarios de Cercanías, Larga Distancia y AVE.

Comenta esta noticia
Update CMP