Los agricultores valencianos piden la dimisión del ministro Luis Planas

Protestas del sector citrícola valenciano

Protestas del sector citrícola valenciano

La Plataforma per la Dignitat del Llaurador no cesa en sus protestas para rechazar el acuerdo citrícola de la UE con Sudáfrica.

La citricultura de las comarcas de Castellón en particular y de la Comunitat Valenciana en general está atravesando ya la peor campaña de las últimas décadas.

Esta situación afecta directamente a la pérdida de rentabilidad de los agricultores que producen los cítricos y a la competitividad de un sector económico clave para nuestros pueblos; motivos que han hecho que los agricultores de la Comunitat Valenciana pidan la dimisión del ministro de Agricultura, el valenciano Luis Planas, por su poca implicación en la defensa del sector citrícola y la crisis que éste atraviesa.

Los agricultores valencianos consideran que las manifestaciones del ministro Planas en la última sesión de control del Senado del pasado 4 de diciembre, en las que manifestó que no comprendía "por qué nos quejábamos los valencianos, si otras Autonomías estaban aumentando la superficie de cítricos", son "despectivas y ofensivas" para ellos y "solo demuestran la total ineficacia de su Ministerio par encontrar soluciones a la crisis citrícola". 

Más allá de las repercusiones comerciales y económicas, la firma de acuerdos con países terceros sin garantías fitosanitarias y dejando que sean esos mismos países los que marcan los protocolos de importación a la Unió Europea, supone abrir las puertas de la citricultura de la Comunitat a la entrada de plagas y enfermedades, según los agricultores valencianos. Y esto, "tendría como resultado un incremento del abandono de las explotaciones, hecho muy perjudicial tanto económicamente como medioambientalmente para la Comunitat, aparte de la pérdida de puestos de trabajo que supondría para los municipios valencianos", relatan.

Por ello, la Plataforma per la Dignitat del Llaurador, que defiende los intereses de los agricultores valencianos y que está formada por 15 ayuntamientos de la provincia de Castellón, 13 ayuntamientos de Valencia y 4 de Alicante; así como por diversas organizaciones profesionales agrarias como La Unió, no cesan en sus protestas para rechazar el acuerdo citrícola de la UE con Sudáfrica y la política del Ministerio de Agricultura.

Precios ruinosos

Según ha dejado constancia la Plataforma en las concentraciones de protesta llevadas a cabo en las últimas horas en diversos municipios de la Comunitat Valenciana, el acuerdo de asociación económica con países de África Meridional firmado por la UE en 2016 “ha supuesto precios ruinosos” para los agricultores valencianos.

La entrada de fruta, que no tiene las mismas exigencias en el ámbito sanitario que la valenciana, supone un riesgo en cuanto a la posible entrada de plagas. Por ello, la Plataforma ha pedido con estas concentraciones que se aplique la cláusula de salvaguarda del acuerdo con África meridional; que se aumentan los controles sanitarios para los productos importados; la reciprocidad con las producciones de países terceros; que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria y las ayudas directas a las personas productoras afectadas.

Asimismo, los integrantes de la Plataforma han solicitado de nuevo que "los gobernantes responsables abandonen sus cargos para que sean ocupados por otros capaces de afrontar estos graves problemas que están matando a la citricultura valenciana".

Comenta esta noticia