18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las broncas de Jiménez Losantos con el periódico en el que escribe

En los últimos meses sus relaciones con "El Mundo" no parecen tan idílicas como antaño. El periodista y escritor acumula ya una larga lista de incidentes, el último con Lucía Méndez.



Federico Jiménez Losantos ha sido más polémico en las últimas décadas por sus programas radiofónicos que por sus artículos de opinión, pese a que puede presumir de llevar escribiendo desde la transición en los principales periódicos generalistas españoles (El País, ABC, Diario 16 y El Mundo junto a revistas como Época) y es columnista prácticamente diario para los lectores de prensa desde 1982. Con muchos vaivenes en su vida, parece establecido de manera ininterrumpida en El Mundo desde 1999, pero en los últimos meses sus relaciones con el periódico no parecen tan idílicas como antaño. El periodista y escritor acumula ya una larga lista de incidentes con su medio que él mismo ha aireado desde La Mañana de Federico.

Las dificultades comenzaron de cara al público cuando Losantos fue uno de los periodistas de El Mundo que indirectamente acusaron a la empresa editora del medio, Unidad Editorial, de someterse al Gobierno por calificar la caída de Pedrojota Ramírez como fruto de presiones políticas rajoyianas. Otras dos figuras estrella de El Mundo, Rubén Amón y Eduardo Inda hicieron declaraciones en la misma dirección, pero estos no tardaron en abandonar el barco (Amón a Prisa e Inda a su propio medio), mientras que Jiménez Losantos ha permanecido. Durante el año 2015 se especuló mucho con la posibilidad de que el locutor de Teruel abandonaría el periódico como Sostres o Buruaga por supuestas intenciones del periódico de adoptar un perfil más progresista (potenciando a figuras de redacción más progresistas como Javier Gómez o Lucía Méndez).

El Comisario Villarejo

En marzo de 2015 Jiménez Losantos sorprendió a los oyentes de EsRadio insinuando que el polémico comisario José Manuel Villarejo controlaba El Mundo. Villarejo, aquel cuyo nombra ha sido vinculado a ‘grandes servicios’ a Interior, a chantajes según Ignacio González y a trapicheos del pequeño Nicolás. Desde su programa, Losantos provocó directamente al entonces director, Casimiro García-Abadillo con frases como Casimiro, dile a Villarejo que tanto colabora con nuestro periódico que deje de molestarme”.

La entrevista a Guillermo Zapata

Otra regañina pública se produjo cuando el periódico El Mundo publicó una amable entrevista al polémico concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, poco después de la crisis de los tuits (cuando se hicieron públicos tuits macabros en los que hacía bromas sobre el holocausto o sobre víctimas del terrorismo). Aquella entrevista se centró más en su labor como concejal que en los polémicos tuits, lo que llevó a Losantos a, desde los micrófonos de EsRadio criticar a El Mundo por prestarse a lo que, para él, era un publirreportaje por encargo. “¡El Mundo ha cedido a ese sujeto! ¡Que vergüenza!”

¿El Mundo corrupto?

La de Zapata no fue la única entrevista que enervó a Losantos. Unos meses después, ya con David Jiménez de timonel del mismo periódico publicó una entrevista al juez independentista catalán Martín Rodríguez Sol, que había acusado en el pasado a El Mundo de intoxicar contra Cataluña por sus informaciones contra Convergencia, Mas y la Familia Pujol. Losantos no se contuvo para valorar al periódico del que era columnista: “Es vomitivo. Al Fiscal Sol, que pidió cerrar un periódico hace unos años, ahora ese mismo periódico le dedica una entrevista alfombra. Digan ustedes si esto no es corrupción”.

El “titulador de El Mundo debería irse”

La presencia de Pedro Cuartango al frente no ha eliminado los ataques de Losantos a El Mundo. En el comienzo de este último mes de octubre Jiménez Losantos se indignó con la cobertura del periódico de Unidad Editorial del referéndum de Colombia sobre si aceptaban el acuerdo de paz del presidente Santos con la guerrilla narco-terrorista de la FARC. Losantos volvió a cuestionar en antena durante su programa a su periódico pidiendo la marcha de su titulador: “…el diario El Mundo, anoche, a las 12, y me avergüenza decirlo, decía 'lo único que se discute es por cuánto gana el sí'. Como decía Uribe, si dicen que gana el sí sin saberlo es porque tienen compradas las urnas. Qué vergüenza cuando un periodista titula eso, debería irse”.

Y ahora contra Lucía Méndez

El punto culminante de esta cadena de broncas se ha producido esta última semana con los ataques personales de Losantos en EsRadio a la jefa de redacción de El Mundo, Lucía Méndez. Ambos periodistas no mantenían precisamente posiciones próximas (Lucía Méndez fue una de las voces de El Mundo que más criticó la línea sobre el 11-M que mantuvieron Losantos, Pedrojota Ramírez y Fernando Múgica hasta el punto de reconocer que en esa etapa se planteó dejar el medio). No obstante no ha sido Losantos quien en esta gresca desenfundó primero, fue Méndez quien en un tuit acusó a Losantos de haber “traspasado todos los límites” y “caer en lo mismo que critica” por un artículo en El Mundo en el que el presidente de Libertad Digital cargaba contra Irene Montero “novia del amado líder”. Losantos respondió tachando ante sus oyentes a Méndez de ‘Podemita’ y de haber pasado de ‘servir cafés’ a Miguel Ángel Rodríguez y Ana Botella, a reverenciar a Irene Montero.

¿Y ahora qué?

A pesar de sus continúas críticas al periódico que le paga parece difícil sostener que Jiménez Losantos esté provocando a El Mundo para forzar su marcha al estilo Pedrojota en su etapa de ‘arponero poco ingenuo’, dado que el año pasado se filtraron a la prensa sendas ofertas para trasladar su columna o bien al ABC o bien a El Español y Losantos optó por firmar la renovación con El Mundo, de ahí que si se quisiera ver algún mensaje en su actitud sólo podría ser el de marcar territorio. Por otra parte Lucía Méndez también puede ser mala enemiga. Igual que ahora ha acusado de ‘traspasar límites’ a Losantos, hizo acusaciones públicas similares contra Salvador Sostres – en La Sexta y en el propio diario - que acabó apeado del periódico. Aunque por un lado Sostres no sólo despertó antipatías de Méndez (otros periodistas de El Mundo como Carmen Rigalt o Víctor de la Serna Arenillas, también afearon artículos de su colega) y por otro no parecería fácil descabalgar de manera abrupta a un Losantos que está bastante más arraigado en el periódico de la Avenida de San Luis de lo que estuvieron Buruaga o Sostres.

 

Comenta esta noticia
Update CMP