07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una jugada de miles de millones destapó el escándalo mundial del tenis

El director de la ATP, Chris Kermode, junto a su número dos, Mark Young.

El director de la ATP, Chris Kermode, junto a su número dos, Mark Young.

La honestidad de la cúpula del tenis en entredicho por un informe secreto que muestra el fraude en las apuestas y los amaños de partidos. Si no hicieron la vista gorda, ¿hacia dónde miraban?

Las autoridades del tenis mundial negaron este martes conocer los casos de amaño de partidos y desmintieron las afirmaciones de algunos medios que les acusaban de no haber tomado ninguna medida para perseguir a los 28 jugadores, incluyendo algunos ganadores de títulos de Gran Slam, que señaló como implicados un informe secreto de la Unidad de Integridad del Tenis (TIU) en 2008.  La BBC responsabilizó directamente a la cúpula del tenis mundial de evitar tomar medidas al respecto y de permitir a los jugadores seguir compitiendo después de que sus nombres estuvieran relacionados con partidos sospechosos. A pesar de ello, el presidente de la ATP, Chris Kermode, salió en rueda de prensa esta madrugada para negar que se estuviera ocultando información. "La idea de que el tenis no esté actuando correctamente es ridícula", dijo. 

Del estudio que el TUI  publicó en su momento se desprende que algunos jugadores se reunieron con mafiosos en las habitaciones de sus hoteles y pactaron con ellos cantidades que rondaban los 46.000 euros para dejarse ganar. Entre los partidos supuestamente pactados, tres de ellos pertenecen a uno de los eventos deportivos más prestigiosos del mundo: Wimbledon.

Los éxitos deportivos pasaron a un segundo plano en el Abierto de Australia, que se está celebrando en Melbourne, cuando el escándalo saltó de la pista a los medios de comunicación. Una investigación publicada por la BBC y el portal de noticias BuzzFeed News destapó esta supuesta red de apuestas ilegales y amaños deportivos durante la última década en partidos de más alto nivel del tenis internacional. Sin dar nombres acusaron a 28 jugadores, 16 de los cuales forman parte, según ellos, de los 50 mejores del mundo. 

La trama mafiosa que supuestamente controla las apuestas tiene su origen en Rusia, norte de Italia y Sicilia. En la rama italiana de esta organización es dónde estarían implicados los ochos jugadores de los que se dice: "la mayoría son españoles y argentinos". 

Con el caso Davydenko empezó todo

Las sospechas provocadas por el caso Davydenko llevaron a crear en 2008 la Unidad de Integridad del Tenis (TIU), que se tuvo que remontar siete años atrás para controlar las posibles irregularidades que se hubieran producido. La liebre saltó cuando en un torneo anual organizado en la ciudad de Sopot, Polonia, las apuestas dieron un giro radical incluso antes de empezar el partido dando como favorito al que hasta entonces no había tenido ninguna oportunidad. 

Un grupo de jugadores rusos apostaron millones a que su compatriota perdería y así fue. El que fuera número cuatro del tenis mundial, Nikolay Davydenko, perdió el encuentro frente al argentino Martín Vasallo-Argüero, número 87 del mundo por aquel entonces. Un asunto inexplicable para el investigador Mark Phillips lo tuvo claro desde el principio. "En casi 20 de años de trabajo en la industria de las apuestas...nunca he visto un partido o una carrera en tales posibilidades no realistas", argumentó.  

Los nombres de los tenistas sospechosos

"Campeones de torneos de Grand Slam, en singles y dobles, forman parte del grupo central de 16 jugadores que, en repetidas ocasiones, fueron señalados por haber perdido partidos cuando había apuestas altamente sospechosas en su contra", publicó Buzzfeed fomentando los rumores que apuntan a los siete jugadores que ganaron en individuales uno de los grandes trofeos: Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic, Stanislas Wawrinka, Andy Murray, Juan Martín del Potro y Marin Cilic.

La Unidad de Integridad del Tenis retomó las investigaciones para aclarar lo ocurrido. El único tenista español que se pronunció al respecto, Feliciano López, se mostró totalmente en contra de las apuestas deportivas y afirmó rotundo: "Que caiga quien tenga que caer". 

Comenta esta noticia