17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Carmena aviva la guerra en Podemos: un gesto desafiante enfurece a Iglesias

Manuela Carmena y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

Manuela Carmena y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

La alcaldesa de Madrid vuelve a marcar distancia con los morados pero ahora lo hace públicamente y con un desafío que ataca directamente a un tema muy sensible para la dirección podemita.

Lo cuenta La Razón, Venezuela es casi una palabra tabú en el Gobierno de Ahora Madrid. Son incontables las veces que el silencio de gran parte de los concejales del equipo de Manuela Carmena sobre la situación que se vive en bajo el régimen de Venezuela ha puesto en evidencia su alineación con las políticas chavistas.

Precisamente para desenmascarar esos silencios en el equipo de Gobierno, el PP ha llevado al Pleno de Cibeles varias mociones destinadas a forzar a Ahora Madrid a posicionarse respecto a la vulneración de derechos humanos bajo el régimen de Nicolás Maduro. En todas, el grupo se ha partido en dos. Quizás la escena más simbólica de la división que provoca Venezuela en Ahora Madrid se produjo en el Pleno del pasado 28 de febrero cuando Carmena se desmarcó de sus concejales y votó, junto a PP y Ciudadanos, la petición del PP de recibir a la familia del opositor Leopoldo López.

Aquella votación a mano alzada fue la radiografía del enfrentamiento que la alcadesa mantiene desde hace un tiempo con la parte más radical de su grupo: Carmena y Marta Higeras, su número dos, votando junto a PP y C's, mientras que sus concejales bajaban la mano. Este desafío de Carmena a las directrices podemitas llegó hasta Pablo Iglesias, que en una entrevista en TVE quiso justificar a la alcaldesa asegurando que hay que «distinguir» entre lo que es una posición política de una función institucional.

Pero según ha podido constatar ESdiario, la indignación es total en la nueva dirección de Podemos por este gesto de la alcaldesa. Un enfado especialmente evidente en el propio Iglesias, pero también en dirigentes como Irene Montero, Pablo Echenique y el idoólogo, Juan Carlos Monedero. Todos ellos coinciden en señalar que esa fotografía será utilizada por el PP, incluso por el Gobierno, para volver a desacreditar al régimen de Maduro. En Caracas tomarán nota de esta actitud de una alcaldesa que no deja de ser de Podemos.

Este lunes, sin embargo, Carmena cumplirá con lo que votó en febrero porque, tal y como asegura La Razón, recibirá a los familiares de Leopoldo López en Cibeles. Está previsto que acudan a las 12:30 horas a una recepción en la que se espera que estén los portavoces de los cuatro grupos políticos con representación en el Pleno municipal. Así, Rita Maestre por Ahora Madrid, José Luis Martínez-Almeida por PP, Purificación Causapié por PSOE y Begoña Villacís de Ciudadanos estarán junto a los López en Cibeles.

Lío interno

El gesto del lunes de Carmena hacia los opositores al régimen caerá como un jarro de agua fría entre los ya conocidos como concejales díscolos de su Gobierno, cuyos pulsos con la alcaldesa son constantes en temas tan polémicos como la denuncia del Open de Tenis, las concesiones a colectivos okupas, la política económica municipal y, sobre todo, los asuntos relativos a Venezuela.

En lo que va de legislatura ya han sido al menos tres las ocasiones en las que una votación sobre la situación política y social de este país ha abierto aún más la brecha entre el ala radical de Ahora Madrid y el entorno más cercano a la alcaldesa. Pero sin duda alguna, la más sangrante de las heridas se produjo en la votación del Pleno del 28 de febrero debido a una moción del PP que precisamente es la que antecede a la reunión del lunes con la familia de Leopoldo López. La moción popular constaba de cuatro puntos y en cada uno el grupo de Ahora Madrid dio hasta tres resultados diferentes. 

Pese a que en el caso de la recepción a la familia de Leopoldo López, Carmena se ha alineado con PP y C's enfrentándose incluso a su grupo, se debe se señalar que no siempre ha sido así. Sonado fue cuando la oposición se unió para pedirle a la alcaldesa que retirara al concejal Mauricio Valiente las competencias sobre Derechos Humanos, precisamente por su defensa de regímenes como el cubano o el venezolano. Valiente, que se niega a reconocer a Leopoldo López como un preso político del régimen de Maduro, fue reprobado por el Pleno, pero Carmena le ratificó.

Comenta esta noticia
Update CMP