24 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Irene Montero se harta de recibir palos en el Congreso y da la espantada

Montero, este miércoles en el Congreso. en la fila de arriba, Noelia Vera.

Montero, este miércoles en el Congreso. en la fila de arriba, Noelia Vera.

Tras recibir dos repasos monumentales en las últimas semanas, la portavoz de Unidos Podemos ha dicho basta y ha enviado en su lugar a una diputada, Noelia Vera, que ha pagado la novatada.



El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su portavoz parlamentaria, Irene Montero, siguen sin cogerle el aire a la sesión de control al Gobierno que cada semana acoge el Congreso. Y tras dos semanas consecutivas de vapuleo parlamentario a manos del ministro de Justicia, Montero se borró este miércoles del cara a cara con Rafael Catalá, algo que sorprendió y mucho en un sector de la bancada morada.

Y eso que el tema de su pregunta era de gran calado: el criterio del nombramiento del nuevo fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, tras el repentino fallecimiento de José Manuel Maza. Sin embargo, Montero envió a la refriega a una de sus más próximas colaboradoras, Noelia Vera, pero también una de las diputadas con menos experiencia en este tipo de rifirrafes parlamentarios.

Lo que llamó la atención entre los diputados de Podemos fue que, en asunto tan sensible, no formulará la pregunta a Catalá el portavoz en la Comisión de Justicia, Eduardo Santos; o su adjunto, Jaume Moyá. Y más cuando la próxima semana, el fiscal general propuesto debería comparecer ante ese órgano como paso previo a la ratificación de su nombramiento.

Y, finalmente, Vera naufragó ante el titular de Justicia en el primer intento de linchamiento a Sánchez Melgar, desde las filas del partido de Iglesias. "El tal Sánchez Melgar", le renombró Vera en tono despectivo. Y le afeó su amistad con el exministro y exsecretario general del PP, Ángel Acebes.

Vera recurrió a un peregrino argumento: que mientras Acebes fue alcalde de Ávila, Sánchez Melgar presidió la Audiencia Provincial de aquella región.  "Un nombramiento opaco, sin consenso", remachó la diputada morada.

Pero en su réplica, Catalá sonrojó a la portavoz ocasional de Justicia de Podemos, a la que recordó que tendrá oportunidad la próxima semana de preguntar directamente al fiscal general electo. Y acto seguido, ridiculizó a la estrecha colaboradora de Irene Montero.

"Que usted insinúe en esta Cámara que un alcalde influye en el nombramiento del presidente de una Audiencia Provincial tiene mérito. Y demuestra un gran conocimiento de cómo funcionan los nombramientos de los cargos judiciales en España. Tiene mérito", ironizó Catalá.

"Ustedes están en lo de siempre, en desprestigiar a las instituciones, hablar mal de todo y hablar mal del Poder Judicial", remachó.

Comenta esta noticia
Update CMP