21 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los socios de Sánchez le pasan la factura de la moción de censura

Ortuzar advierte al presidente de que, "si no espabila" y avanza en transferencias, el PNV se verá "liberado" de compromisos. Y ya se sabe lo bien que se le da esto último.

 

Lleva varios días el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tensando la cuerda con el Gobierno de Pedro Sánchez, como si éste tuviera pocas preocupaciones, recordándole las contrapartidas prometidas a su apoyo en la investidura. Y que la paciencia se le está acabando por la tardanza en empezar a recibir lo acordado. Súmenle lo de Torra y es fácil imaginar el resultado en Moncloa.

Comenzó a apretar el ínclito jefe del nacionalismo vasco el pasado fin de semana con su intervención en el 'Alderdi Eguna (Día del Partido)'  en Foronda (Álava), preguntando “por lo suyo”, a la vez que zahería al Ejecutivo y, en general, con todo lo que se mueve en Madrid:  “Es imposible competir en chistes con la disparatada vida política española".

Sabíamos que Ortuzar era un tipo chistoso y un punto bonachón. Son célebres sus salidas hilarantes en los mítines y su campechanía. Pero más desconocida resulta esta versión un punto matonesca que saca a relucir ahora

Pero en las últimas horas ha elevado el tono y le ha congelado la sonrisa a Sánchez y su gente. “¿Quieren en la próxima votación votemos que no?, ¿que la próxima vez que reprueben un ministro les digamos que no?", se ha preguntado Ortuzar. Y ha habido más. Ha advertido al presidente del Gobierno de que, "si no espabila" y avanza en las transferencias pendientes de traspasar a Euskadi, su partido se verá "liberado" de compromisos. En este sentido, ha asegurado que el aviso del PNV de que "el tiempo pasa y la paciencia se agota" es "serio" y no "una chiquillada en la campa" de Foronda.

Sabíamos que Ortuzar era un tipo chistoso y un punto bonachón. Son célebres sus salidas hilarantes en los mítines y su campechanía. Pero más desconocida resulta esta versión un punto chulesca que saca a relucir ahora.

Puede que, en realidad, esta sea la cara más auténtica del poderoso líder del nacionalismo vasco. Al fin y al cabo, ese privilegio nunca bien ponderado como es el Concierto Vasco y  los beneficios que la Ley d’Hont ha dispensando los cuarenta años de la democracia, curte y crea cultura dentro del PNV. Así, estos avisos matonescos salen prácticamente solas.

 

Y merced a la fuerza de esa tradición, no han de resultar nada extraños que se rompan la palabra y el compromiso como hicieron con el Gobierno de Rajoy la pasada primavera. Los cinco diputados del PNV hacen valer toda esa potencia, aunque la imagen que se tenga de su limpieza, de su responsabilidad y de su moral quede siempre por los suelos.

Que disfruten mientras puedan Ortuzar y su cuadrilla de este poder. El camino de la política, como se sabe, es largo. Y las risas y los chistes van por barrios. El que ríe y chulea hoy

Comenta esta noticia
Update CMP