23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey hace notar su hartazgo con un elegante rapapolvo a la clase política

El Rey estrecha la mano de Ana Pastor al comienzo de su reunión.

El Rey estrecha la mano de Ana Pastor al comienzo de su reunión.

Felipe VI ha decidido no convocar una nueva ronda de consultas -sería la quinta desde diciembre- mientras los partidos sigan en este vodevil. El comunicado de Casa Real es contundente.

A estas alturas el Rey debe de estar tan atónito como el resto de españoles ante la incapacidad de la clase política para desbloquear la formación de gobierno. Felipe VI recibió este lunes a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que le comunicó oficialmente el fracaso del segundo candidato que propone para la investidura. 

El jefe del Estado ha optado por no seguir contribuyendo a este vodevil hasta que los partidos se aclaren. Esto es, Don Felipe ha decidido no iniciar una nueva ronda de consultas con los líderes de los partidos con representación parlamentaria "por el momento". Sería la quinta ronda: tres desembocaron en la investidura fallida de Pedro Sánchez tras las elecciones del 20 de diciembre; una más en la derrota parlamentaria de Mariano Rajoy tras los comicios del 26 de junio.   

El monarca plasmó su decisión en un comunicado de Casa Real que, aunque políticamente correcto, es todo rapapolvo a los dirigentes políticos. En él, Felipe VI "cree conveniente" recordarles un fragmento de su discurso de Navidad, uno en el que hablaba de diálogo: "La pluralidad política, expresada en las urnas, conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos. Y que en un régimen constitucional y democrático de Monarquía parlamentaria como el nuestro, las Cortes Generales son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional".

No obstante, en el futuro el Rey sí tendrá que convocar una nueva ronda de consultas, con una de estas dos finalidades. Bien para proponer un candidato que esta vez sí cuente con los apoyos suficientes -Felipe VI no quiere más investiduras fallidas- o bien como paso previo a la convocatoria de las terceras elecciones.

Tras su reunión en Zarzuela Ana Pastor compareció brevemente para reiterar lo anunciado en el comunicado. No quiso entrar la presidenta del Congreso en si ella o el Monarca deberían ir un paso más allá. "Cada uno tiene su papel constitucional", señaló.

Este martes Don Felipe presidirá la ceremonia de inauguración del Año Judicial 2016/2017 en la sede del Tribunal Supremo. Hay muchas miradas puestas en ese discurso por lo que pueda decir tanto expresamente como entre líneas.

Comenta esta noticia