29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez protege a Iglesias tras la imputación mientras desprecia a Juan Carlos I

Felipe VI y Pedro Sánchez en Marivent.

Felipe VI y Pedro Sánchez en Marivent.

Al presidente del Gobierno no le parecen "inquietantes" ni "perturbadoras" las noticias sobre la corrupción en Podemos, cuando sí pronunció esas palabras sobre don Juan Carlos.

Sin duda alguna, el de este miércoles ha sido el despacho veraniego en el Palacio de Marivent (Palma de Mallorca) entre un jefe del Estado y un presidente del Gobierno desde que Felipe VI es Rey de España y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Morbo por los dos asuntos candentes que marcan la actualidad política de España, más allá de la pandemia del coronavirus: la investigación judicial a Podemos por financiación ilegal y la salida temporal de don Juan Carlos de territorio nacional.

 

Al término de la reunión, -a la que Sánchez ha llegado casi media hora tarde sobre el horario previsto- el inquilino de la Moncloa ha comentado que con Felipe VI ha hablado solo de la "emergencia sanitaria del Covid" y de la "emergencia económica y social" derivada de la pandemia.

 

"Confidencialidad" sobre don Juan Carlos

Para decir algo al respecto sobre ambos asuntos ha habido que esperar al turno de preguntas de los periodistas. Respecto al Emérito, al igual que la semana pasada, no ha aportado ninguna novedad al respecto, argumentando que los despachos y reuniones entre el presidente del Gobierno y el jefe del Estado "permanecen en la confidencialidad debida".

"Somos instituciones distintas", ha indicado el jefe del Ejecutivo, insistiendo en que será Casa Real la que tendrá que pronunciarse, si lo estima oportuno". 

Sobre la corrupción en Podemos que investiga ya un juez, Sánchez ha optado por ponerse de perfil. Ni siquiera cuando una periodista de ABC le he preguntado si considera que las informaciones sobre sus socios de gobierno le parecen a Sánchez "inquietantes y perturbadoras". Precisamente las mismas palabras que dijo pare referirse a lo que se publicó en los medios sobre el Emérito, el cual, a diferencia de Podemos y parte de su cúpula, no está imputado por la Justicia.

 

"Máximo respeto a la Justicia" es lo que se ha limitado a decir el presidente del Gobierno, que asegura que esa es la actitud que "siempre" ha mantenido desde que ocupa la Moncloa.

Comenta esta noticia