Aspiran las aguas fecales de Pinedo el mismo día que cierran seis playas más

La situación ha empeorado en Pinedo. Varias embarcaciones se encontraban aspirando las aguas fecales en superficie y echando una flora neutralizante. El Ayuntamiento de Valencia calla.

Podemos sacar pecho con las 132 banderas azules que ondean en nuestra costa, desde Vinaròs hasta Pilar de la Horadada, una cifra que nos convierte en líderes nacionales. Pero no siempre lo parece: hoy mismo, siete playas han permanecido cerradas en el litoral valenciano, en las tres provincias. La situación ha empeorado en Pinedo por los, al parecer, malos resultados de los análisis de las muestras tomadas tanto ayer como hoy en la playa accesible. Esta misma tarde, se ha podido ver a varias embarcaciones aspirando las aguas fecales en superficie y, al mismo tiempo, echando una flora neutralizante contra la flora bacteriana que pudo llegar hasta el mar a consecuencia de una avería en la depuradora de Pinedo, aunque el Ayuntamiento de València no haya dicho esta boca es
mía.
Los trabajos que se han estado desarrollando son similares a los que se llevan a cabo en la depuradora: decantación, filtrado y neutralización. Todas las aguas fecales de L’Horta Sud y parte de València van a esta planta donde, tras neutralizarse, se lanzan al cauce del río Turia y posteriormente al mar. El problema ha podido radicar en las lluvias del pasado domingo que pudieron hacer llegar, a través del alcantarillado, mayor cantidad de agua de la que Pinedo puede depurar y, por tanto, no lo hace y es cuando se vierte una bacteria patógena conocida como Scherichia Coli, germen patógeno procedente de la contaminación fecal.


Ayer, a eso de las 11 de la mañana, el aspecto del agua se tornó verde y viscoso, con una
especie de plancha de aceite en la superficie, a lo que se unió un intenso olor fecal, lo queobligó a Cruz Roja a intervenir de inmediato, sacando a las personas con movilidad reducida que se estaban bañando y limitando el acceso al público general. Hoy ha vuelto a ondear la bandera roja.
Como se recordará, esta playa ya no tiene la bandera azul por su proximidad con el espacio reservado para los canes. Aunque los residuos de los animales no han sido los causantes de esta contingencia que ha obligado a prohibir el baño desde ayer, el Colegio de Veterinarios de València ya alertó de la necesidad de tomar muestras para comprobar el buen estado de las aguas, dada su proximidad con las mascotas.
Pinedo no es la única costa que ha echado el cierre. Hoy se han sumado seis más. Por la presencia también del E. Coli se ha cerrado el Forat de Vinaròs. Las Viudas de Peñíscola ha sido otra de las damnificadas por no cumplir los parámetros biológicos exigidos. Muy cerca, en el Gurugú de Benicarló, una contaminación bacteriana ha impedido el baño.
Los vertidos fecales se han apoderado del Portet de Moraira y las aguas residuales, de Almassora. Por último, la playa de los Náufragos de Torrevieja ha comunicado unos vertidos de origen desconocido ayer mismo.
La Unión Europea impuso en 2016 una multa millonaria de 46 millones de euros a España por incumplimiento en los vertidos de aguas residuales en 17 núcleos urbanos, entre los que se encontraban Benicarló, Peñíscola y Teulada-Moraira.

Comenta esta noticia
Update CMP