14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez da vía libre a sus socios para que se pueda insultar al rey sin castigo

Quema de una foto del rey Felipe en una manifestación independentista

Quema de una foto del rey Felipe en una manifestación independentista

En pleno estado de alarma, el Senado ha admitido la proposición planteada por ERC y Bildu para despenalizar las injurias al monarca y los ultrajes a España.

Con todo el país pendiente de la emergencia sanitaria y metidos de lleno en el estado de alarma, el Gobierno de Pedro Sánchez ha permitido que sus socios más radicales den rienda suelta a una de sus exigencias más recurrentes: tener luz verde para insultar al rey y a España. En concreto, el Senado ha admitido a trámite la Proposición de Ley por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, para despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España, impulsada por EH Bildu y ERC.

El boletín oficial de la Cámara Alta recogió en su edición de este jueves día 2 la proposición de ley defendida por republicanos y proetarras a instancia de las senadoras Laura Castel i Fort, Mirella Cortès Gès y el senador Gorka Elejabarrieta Díaz, presentada el pasado 24 de marzo, con el objetivo de suprimir del Código Penal el delito de injurias a la Corona, castigado actualmente con penas que van desde los seis meses hasta los dos años de prisión.

 

Ambas formaciones independentistas aprovecharon la capacidad de iniciativa legislativa de la Cámara Alta, sin que el Ejecutivo de coalición haya movido un dedo por otra parte, para tramitar la reforma a través de una proposición cuya toma en consideración deberá ser debatida por el pleno del Senado; en caso de ser aceptada, pasaría inmediatamente al Congreso.

Sostienen que en los últimos años, la justicia ha perseguido “a artistas, periodistas o revistas satíricas” por “hacer uso de su libertad de expresión a través de canciones, publicaciones en redes sociales o portadas con referencias a la monarquía” en aplicación de lo previsto en el Código Penal.

Y consideran, asimismo, que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ya dictaminó que la quema de imágenes del rey se puede inscribir dentro de la crítica política y está protegida por la libertad de expresión. Subrayan, igualmente, que este tribunal apuntó que “el interés del Estado por proteger su propio jefe de Estado no puede justificar la concesión al mismo Estado de actuar contra el derecho a informar o expresar las opiniones sobre él”.

Entre los casos que citan estas formaciones a la hora de promover la supresión del delito de injurias al rey está el del rapero mallorquín Valtònyc, juzgado por atacar la Monarquía, o la imputación a activistas catalanes por la quema de fotos del jefe del Estado.

 

Una de las primeras reacciones a esta medida ha sido la de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, quien en su perfil de Twitter se ha preguntado: "¿Hay algo menos democrático y desleal con los españoles?".  A estas críticas también se ha sumado el líder del PP, Pablo Casado, con un mensaje en la misma red social.

 

 

 

Comenta esta noticia