23 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "fantasma" de Trapero reaparece para aguarles la fiesta a Sánchez y a Rufián

Trapero tiene una cita decisiva en enero... en el banquillo de la Audiencia Nacional.

Trapero tiene una cita decisiva en enero... en el banquillo de la Audiencia Nacional.

Dos "espectros" tienen cita este año en el banquillo de la Audiencia Nacional: el exmayor de los Mossos este mismo enero y el excomisario Villarejo, después. Y dispuesto a hablar del PSOE...

Suele decirse que siempre que hay una fiesta llega después una resaca. El PSOE y ERC andan en estas últimas horas preparando la primera, en la Audiencia Nacional en unos pocos días llegará la segunda.

El gran animador del golpe y la sedición del 1-O, el exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, fue el gran protagonista cuando La Moncloa -con Mariano Rajoy como inquilino- y Esquerra se declararon la guerra tras el referéndum ilegal.

Y ahora reaparece de nuevo en pleno idilio entre el gobierno socialista y el partido de Oriol Junqueras. Cosas del calendario y de los jueces. Ya se sabe que los tiempos de la Política y la Justicia son bien distintos...

Por eso, en los mismos días en que Sánchez y Rufián se sienten en esa mesa bilateral que aterroriza a tantos, Josep Lluís Trapero hará lo propio en el banquillo de la Audiencia Nacional. Para pagar por su papel dinamitero en el procés.

La Audiencia comienza el día 20 el juicio contra Trapero, el ex secretario general de Interior de la Generalitat César Puig y el exdirector de los Mossos Pere Soler, quienes se enfrentan a 11 años de prisión por rebelión por su presunta participación en el procés. La intendente y mano derecha de Trapero Teresa Laplana también será juzgada y afronta cuatro años por sedición.

Pero hay más piedras en el camino de Sánchez. Otro asunto pendiente es si se juzga al diputado de ERC en el Congreso Joan Josep Nuet por desobediencia en su etapa como miembro de la Mesa del Parlament, tal y como solicita el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña -que juzgará a otros cinco integrantes de la Mesa de entonces- dada su condición de aforado.

Además, en los tribunales catalanes continúa la causa por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 en la que están procesados 30 excargos públicos del Govern de Puigdemont.

 

Trapero, como testigo en el juicio del Tribunal Supremo. Ya allí tiró de la manta contra Puigdemont y Junqueras.

 

Por si fuera poco el juicio contra Trapero, hay más agenda catalana en los tribunales este año que arranca. Otra de las citas, en este caso en el Supremo, será la declaración como investigada de la diputada de JxCat en el Congreso Laura Borràs por las presuntas irregularidades en 18 contratos de la Institución de las Letras Catalanas (ILC), que fueron adjudicados a un amigo.

Asimismo, los jueces de instrucción de la Audiencia Nacional tienen varias investigaciones en marcha. Una de ellas es la abierta contra los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) que fueron detenidos el pasado mes de septiembre o la relativa a los atentados de Barcelona en agosto de 2017, a falta de practicar las últimas diligencias para concluir su instrucción y enviar a juicio.

Villarejo, el enemigo número 1 de Podemos, al banquillo por primera vez

Y, por último, hay otra cita que pondrá a prueba el matrimonio de conveniencia entre Sánchez e Iglesias.

El excomisario José Villarejo -objetivo prioritario de Podemos en su guerra contra las cloacas- tendrá que hacer frente a su primer juicio en los juzgados madrileños el próximo 7 de febrero por calumnias y por la denuncia presuntamente falsa que interpuso contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia Félix Sanz Roldán. Una vista oral en la que comparecerá como testigo la empresaria Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, la amiga íntima del Rey Juan Carlos.

Habrá que ver la fortaleza de los pactos de Sánchez con Iglesias y Junqueras cuando hablen los jueces. Los antecedentes deberían preocupar en La Moncloa.

Comenta esta noticia
Update CMP