16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La revolución total de Sánchez en el PSOE pone a temblar a Susana y los barones

Pedro Sánchez va a señalar este sábado su modelo de nuevo PSOE.

Pedro Sánchez va a señalar este sábado su modelo de nuevo PSOE.

El Comité Federal de este sábado va a oficializar el poder total del líder y el nuevo modelo de partido a su medida. Pero no es oro todo lo que reluce. Los barones están alerta.

"Es posible que este sábado vayamos a votar nuestra inmolación, pero lo vamos a votar unidos y satisfechos". Así se refiere un diputado del PSOE andaluz en el Congreso al Comité Federal que los socialistas van a celebrar este fin de semana y que va a ratificar el cambio más radical de su sistema de organización en sus más de cien años de historia.

En realidad, ese Comité Federal va a encumbrar el modelo de PSOE que desató hace un año la guerra civil que acabó con la rebelión de la presidenta andaluza, Susana Díaz, y la mayoría de los barones territoriales. Pedro Sánchez se blinda en la Secretaría General con una ejecutiva de incondicionales, arrebatando los contrapesos tradicionales de poder del Federal -máximo órgano del PSOE entre congresos- y depositando todas las competencias decisorias en las mismas asambleas de militantes que le dieron el triunfo en las primarias frente a la lideresa andaluza.

Como insiste el parlamentario antes citado, a la cumbre de este sábado el PSOE no llega dividido. "La mitad llega resignado", matiza.

Y reconoce que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha realizado en los últimos meses una intensa campaña con sus homólogos regionales para allanar el camino al acuerdo sobre el llamado Reglamento Federal de desarrollo de los Estatutos Federales, que básicamente incorpora tres decisiones de calado: elimina los avales para las candidaturas, hace vinculantes las decisiones de las asambleas de militantes y blinda al secretario general. Solamente podrá ser cesado por los mismos militantes que le escogieron.

 

La presidenta andaluza, Susana Díaz, la semana pasada recibiendo al alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi'

 

Pese a la unidad que el cónclave socialista va a reflejar este sábado, fuentes consultadas por ESdiario reconocen que este "paseo militar" de Sánchez ha provocado "enorme recelo y preocupación" entre los barones. El motivo: la inminente elaboración de las listas para las municipales y autonómicas del próximo año. Significativas van a ser las ausencias a la cita en Aranjuez de Susana Díaz, Javier Fernández y Ximo Puig. Oficialmente por "problemas de agenda". Pero al fondo hay más ruido.

Los barones están a la defensiva y alerta ante la inminente elección de los candidatos y los programas para las municipales y autonómicas.

Desde lo que fue el susanismo se recuerda que a pesar de su victoria en Ferraz, Sánchez ha salido derrotado en una buena parte de los congresos regionales del PSOE. Y que sus candidatos han perdido en muchos cónclaves a manos de los elegidos por los barones que le derrocaron aquel famoso 2 de octubre de 2016.

Y ahí precisamente radica el pánico larvado que se ha instalado en buena parte de las ejecutivas autonómicas y provinciales, en especial en el PSOE de Andalucía. Desde este sábado, candidatos y estrategias están en manos de Sánchez y su guardia de corps. Y hasta futuros acuerdos de coalición deberán ser ratificados por las bases sin que el Comité Federal tenga capacidad alguna de decisión sobre ellos. ¿Una gigantesca purga a la vista?, se preguntan muchos.

Evocando a Alfonso Guerra, el diputado antes citado ironiza con lo que va a suceder este sábado en Ferraz. "Cuando salgamos no nos va a conocer ni la madre que nos parió".

Comenta esta noticia
Update CMP