18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez ultima unas largas vacaciones en plena crisis institucional y política

Toda la familia Sánchez, hace dos veranos en la playa

Toda la familia Sánchez, hace dos veranos en la playa

En plena tormenta con varios frentes abiertos, el presidente tiene previsto desaparecer del mapa hasta tres semanas. Su gusto por los viajes y el descanso, ya célebre, se evidencia de nuevo.

El presidente del Gobierno descansará entre el 3 y el 24 de agosto en, al menos, su recoleto piso en una urbanización de la costa almeriense. Así lo afirma El Mundo, en un curioso reportaje que ahonda en la pasión por el ocio de Pedro Sánchez, que ya le ha deparado algún dolor de cabeza desde hace años hasta ahora mismo, ya en La Moncloa, con su controvertido viaje privado en avión oficial para acudir a un concierto.

Esta vez, según el rotativo madrileño, los planes de la familia presidencial pasan por desaparecer el próximo 3 de agosto y no volver a la tarea hasta el Consejo de Ministros previsiblemente convocado para el 24 de agosto: tres semanas de asueto, pues, que fuente citadas por el suplemento LOC consideran consideran "un derecho y un deber".

 

La noticia coincide con la difusión de un estudio que contrasta con esa afirmación: uno de cada tres trabajadores autónomos de España no se puede coger días libres en todo el verano, y de ese amplio sector laboral apenas un 6% disfruta de vacaciones.

Es un contraste llamativo, aunque no si Sánchez se compara con los dirigentes políticos, muchos de los cuales amplían el periodo vacacional hasta completar un mese entero de ausencia. En el caso de la familia presidencial, LOC afirma que acudirán a un apartamento de su propiedad en una coqueta urbanización de Mojácar, una población de la costa almeriense conocida por sus playas en el litoral y por disponer de un bonito casco urbano alejado que durante años ha sido refugio de artistas y artesanos de todas las nacionalidades.

Pasión viajera

La pasión viajera y vacacional de Sánchez ha hecho correr río de tinta y sus imágenes cogiendo vuelos a Los Ángeles en plena crisis política del PSOE o desapareciendo durante semanas para acudir a distintos puntos de la geografía española le han deparado muchas críticas, justas o no.

Uno de los casos más sonados fue en octubre de 2016, cuando en plena crisis del PSOE auspiciada por su famoso "No es no" a Rajoy que bloqueaba el comienzo de la legislatura tras un año ya de parálisis y la repetición de los comicios, el entonces dimisionario secretario general se marchó con su mujer e hijas a hacer un viaje soñado por tantos otros.

Así, comenzaron unas vacaciones inspiradas en la conocida Ruta 66, también llamada de Main Street of América o The Mother Road, que tiene aproximadamente 4.000 kilómetros que unen Los Ángeles con Chicago o viceversa, según informó entonces Miguel Blasco

 

Sánchez, en una reciente entrevista, hablando de sus pasiones personales

 

Esta ruta se hizo muy famosa porque era la que seguían los inmigrantes que viajaban al Oeste en busca de fortuna y una mejor vida, sobre todo durante la crisis de los años 30. Durante los diez días que Sánchez ha desaparecido de España ha podido visitar algunas de las ciudades más chic y más caras de Estados Unidos, desde Los Ángeles (con destinos como Malibú, Beberly Hills o Hollywood) hasta Florida, pasando por la muy elitista Sausalito -donde tienen mansiones las mayores fortunas del planeta- o San Francisco, la capital tecnológica del mundo.

En un estimación con los presupuestos que ofrecen las agencias, sólo en aviones los Sánchez se habrían gastado en torno a los 5.ooo euros, al margen del alojamiento y los desplazamientos.

 

Como diputado raso sin portavocía alguna Sánchez  iba a percibir en ese momento 2.813,87 euros brutos en 14 pagas. Una cifra que perdió durante meses, tras dimitir como diputado, y que no recuperó hasta ganar meses después las Primarias a Susana Díaz y lograr así una remuneración del PSOE como secretario general.

 

 

A la ruta por Estados Unidos se unieron en los veranos de 2015 a 2017 los kilómetros que ya recorrieron los Sánchez Gómez en aquel bienio. Se dejaron ver en Ibiza, Mojácar, Benicasim, Vera... Así de bronceado volvió en aquellos momentos para decirle a Mariano Rajoy "no es no" en el debate de investidura.

Vacaciones presidenciales

Todos los antecesores de Sánchez han tenido a su disposición, no obstante, alojamientos e instalaciones públicas a su servicio para conjugar su descanso con las medidas de seguridad que el cargo requiere. En ese sentido, El Mundo no descarta que, en lugar de agotar las vacaciones en un único destino almeriense, la familia Sánchez utilice el Palacio de las Marismillas, sito en el Parque de Doñana, utilizado en su momento por González, Aznar o Rajoy.

El asueto presidencial, si se confirma que sea tan prolongado, coincidirá no obstante con una crisis política de enorme magnitud en la se amontonan los problemas: el conflicto con el independentismo catalán, que se agudizará en otoño; la crisis en la frontera de Ceuta y Melilla y el bloqueo económico y presupuestario por la prohibición parlamentaria a aplicar el techo de gasto que proponía.

 

Comenta esta noticia
Update CMP