Rivera apela a la "venganza democrática" contra el nacionalismo

El primer acto de España Ciudadana en Valencia sirve para que el diputado Toni Cantó anuncie su candidatura a la Generalitat y para que el líder de Ciudadanos apoye a Giner como alcaldable.

Mañana gélida y lluviosa en Valencia. Cientos de sillas pueblan la céntrica plaza del Patriarca en Valencia con carteles que replican una señal de tráfico de alto el paso y en los que luce el lema "Stop Sánchez. Elecciones ya". Concejales y diputados de Ciudadanos van tomando asiento en un acto que organiza la plataforma España Ciudadana aunque, en la práctica, bien podía ser un mítin del partido que preside Albert Rivera. De hecho, este escenario ya sirvió en 2015 en acto de precampaña. 

Sube el volumen de la música para anunciar, 15 minutos después de la hora prevista, la llegada de Rivera. Lo precede el diputado Toni Cantó. Lo secundan el portavoz autonómico y concejal de Valencia Fernando Giner y el secretario de organización nacional, Fran Hervías. Si quedaba alguna duda sobre quién encabezará la lista del partido en los dos puestos de la Comunidad Valenciana donde habrá primarias (candidato a Generalitat y aspirante a alcalde de Valencia) esa entrada triunfal lo despejaba. No como el día, con la lluvia arreciando.

La economista María Muñoz, nacida en el barrio valenciano de Ruzafa, comienza a caldear el glacial ambiente azuzando con dos temas candentes en la ciudad: carriles bici y calles peatonales.  "Queremos un gobierno que deje vivir sin prejuicios ni complejos y que no haga las cosas para sus amigos ni para quien les cae bien", lanzaba en supuesta alusión al polémico concejal de Movilidad Sostenible de Valencia por Compromís, Giuseppe Grezzi.

En seguida toma la tarima el diputado nacional Toni Cantó. Para contribuir a caldear el ambiente, pide un atronador aplauso en apoyo a sus compañeros amenazados en Vic. A partir de ahí empieza analizando la situación de Cataluña para, pronto, hilvanar con su área de influencia, la valenciana. "No vamos a permitir el pancatalanismo ni que ocurra en la Comunidad Valenciana como en Cataluña con los secesionistas", arremete. Y sigue golpeando el mismo objetivo con su ariete cuando acusa al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, "de subvencionar con millones a entidades pancantalanistas"

A partir de ahí, y con algún rayo de sol asomando tímidamente en la plaza del Patriarca, va acercándose al apogeo de su discurso. "En mayo los vamos a desalojar del Palau de la Generalitat", señala utilizando ya la primera persona del plural. "La única forma de crear riqueza y empleo consiste en relevar al tripartito y tirándole de las instituciones", sigue con un lenguaje directo y llano.

Y llega su enumeración final, la del hartazgo. "Estoy harto de que alejen el empleo, del pancatalanismo, de que no puedan cursar muchos alumnos en castellano, de que siga estudiando dos horas a la semana inglés, como cuando ya era pequeño...", para, con el público ya entregado, disparar la traca final, la que no estaba oficialmente prevista pero todos esperaban. "Quiero anunciaros, aquí y ahora, que me voy a presentar a las primarias de mi partido para que todos juntos desalojemos al tripartito". Así ha proclamado hoy Toni Cantó que será el candidato de Ciudadanos a presidir la Generalitat. Previo paso, eso sí, de unas primarias para las que su partido no espera rival.

En la plaza del Patriarca ya habría congregado entonces un millar de asistentes que, a la lumbre de los discursos, aguantaba el frío. Muchos de ellos esperaban lo que iba a llegar a continuación: la intervención del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, con una vestimenta en tonos más oscuros de lo que acostumbra y cuello alto, pertrechado para el tiempo sombrío de este día invernal en Valencia.

"En la Comunidad Valenciana sufrís el pancatalanismo y el nacionalismo muy de cerca", enfatizó, para, a continuación, enumerar uno de sus compromisos, el principal, según matizó. "No cesar de trabajar hasta que la España Ciudadana llegue al Gobierno y a la Moncloa", sentenció en un acto donde el nombre del partido se sobreentendía, aunque lo presidía el citado lema de España Ciudadana. Más versátil. Menos político.

"Ha llegado un punto en que no se sabe dónde acaba el PSOE y dónde empieza Podemos"

"Si España continúa en la trinchera se va a seguir hablando de lo que no interesa a la mayoría de ciudadanos. Yo me metí en esto para construir una España diferente a la que leo cada día", apuntó, para volver a ponerse en modo nacional. "El único líder de gobierno que pacta con populistas y separatistas es el de España. Tenemos un problema y se llama Pedro Sánchez. Hay que echarle de la Moncloa", reivindicó. "Ha llegado un punto en que no se sabe dónde acaba el PSOE y dónde empieza Podemos", continuó arremetiendo.

Entonces saltó al otro punto fuerte de su discurso: Toni Cantó y el respaldo público que le iba a brindar tras el anuncio del diputado nacional apenas unos minutos antes. "Si se presenta a las primarias y las gana, el presidente de la Generalitat será Toni Cantó. Lo único negativo de que sea el presidente es que perderemos a un gran diputado en el Congreso", ironizaba para cerrar su respaldo explícito.

Como también lo hizo con el candidato a la alcaldía de Valencia por Ciudadanos, Fernando Giner, que igualmente habrá de superar un proceso de primarias. De "fantástico" calificó su trabajo. Citó su nombre, le aplaudió y encendió la chispa de una ovación espontánea que provocó que el apelado Giner se pusiera en pie y devolviera el aplauso. "Imaginaos un alcalde con experiencia, que no sea sectario, que una", continuó para acabar de bendecir a su candidato a la alcaldía de Valencia.

Se fueron los de la Gürtel pero llegaron unos que lo hacen peor y que se pasan el tiempo echando las culpas a los de antes

Atacado Pedro Sánchez y respaldados los dos candidatos, quedaba el tercer objetivo: distanciarse del Partido Popular. "A nosotros, a diferencia de a ellos, no nos van a matar a complejos. Al PP se le ha acabado el crédito en la Comunidad Valenciana y los nacionalistas se aprovechan de que el PP haya sido su alternativa. Existe hartazgo, cansancio, se fueron los de la Gürtel pero llegaron unos que lo hacen peor y que se pasan el tiempo echando las culpas a los de antes", recalcó, para insistir en que "Ciudadanos tiene que liderar la alternativa en la Comunidad Valenciana".

Con la misión casi cumplida, quedaba el remate final, la cerilla que prenda la llama de la movilización. Para lograrlo, lo primero consiste en realzar al auditorio. "Para mí la Comunidad Valenciana es una prioridad. No se puede gobernar España sin tener el apoyo de los valencianos", enfatizó, para saltar rápidamente a un espacio común para telediarios nacionales. "Cada minuto que pasa Sánchez gobernando con Torrà o Rufián es un minuto malo para España pero que se le girará en contra. Mira qué felices se las prometía el PSOE en Andalucía", prosiguió.

Y con el público ya indignado por toda su enumeración, puso la guinda al pastel. El dulce justiciero. "Nadie nos va a quitar el instante de la venganza democrática. Tenemos que votar a favor de España y en contra del sanchismo. Toni, Fernando, Mari-Carmen (en alusión a la portavoz en Les Corts, queremos ilusionarnos viéndoos gobernar en la Comunidad Valenciana", cerró. Objetivo alcanzado, aunque luego quiso acabar de redondearlo con un símil de arquitectos y puentes que ya quedó más descafeinado.

Con los candidatos presentados y bendecidos cerraba la vertiente autonómica y local de su discurso, y con las críticas a Pedro Sánchez y al PP recuperaba la iniciativa frente, precisamente, a un Partido Popular que ha acaparado titulares este fin de semana con su convención estatal. Ciudadanos, con el acto en Valencia de España Ciudadana, volvía a convertirse en noticia una vez ha dejado de serlo por su pacto en Andalucía.

 

Comenta esta noticia