17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un tirador torpe y bravucón que solo quería impresionar a una amiga de Vox

El presunto francotirador, en una imagen de hace seis años

El presunto francotirador, en una imagen de hace seis años

Manuel Morillo, detenido por sus planes para atentar supuestamente contra el presidente Sánchez, es en realidad un hombre “inofensivo” y sorprendido incluso de sus propias palabras.

El perfil del francotirador frío y letal y del ‘lobo solitario’ que quería acabar con la vida del presidente del Gobierno en venganza por exhumar los restos de Francisco Franco se va desdibujando poco a poco. Manuel Murillo Sánchez no es más que un hombre sencillo, con poca vida social, aficionado al tiro pero mal tirador y también a exagerar con los exabruptos contra el actual jefe del Ejecutivo y con la exaltación del franquismo. Y hasta él mismo se ha asombrado con las palabras que escribió en el chat que dieron lugar a su detención.

De hecho, el programa 'Espejo Púbico' de Susanna Griso ha tenido acceso a su declaración y admite haber mandado los mensajes de WhatsApp, pero asegura que él es el primer sorprendido al leerlos.

Afirma que el día que envió esos mensajes había bebido. Y reconoce que quería impresionar a la representante de Vox que estaba en el grupo de WhatsApp. "Quería quedar de patriota" delante de ella. Pero afirma que no tiene la voluntad real de matar a Pedro Sánchez. "No tengo edad para participar en un alzamiento, por Dios. Era una fantasía estúpida provocada por la ingesta de alcohol", declaró.

Este vigilante de seguridad de Terrassa de 63 años es "inofensivo". Así lo describen algunos miembros del grupo de WhatsApp que el compartía con varios aficionados a las armas y donde se habían volcado bromas similares en el pasado.

Las chanzas en torno al Gobierno y a lo que había hecho en relación al Valle de los Caídos era un tema recurrente en el citado grupo de WhatsApp. Todo eran guasas por parte de una cuadrilla de personas de ideología de derechas, sin más, y aficionados a la armas. Aunque con respecto a esto último, las supuestas destrezas que se le atribuyen a Murillo parecen estar lejos de ser ciertas.

El detenido es aficionado al tiro olímpico, pero solo de fines de semana. Y no con demasiada habilidad.

En la misma línea se ha expresado también el presidente del Club de Tiro de TerrassaManuel Moreno, en una entrevista con TV3. Moreno, que conocía al arrestado, ha cuestionado abiertamente que este fuera un "francotirador", como han descrito los investigadores de los Mossos. En concreto, ha definido al Murillo como "un tirador mediocre, de cuarta categoría", que disparaba con arma de aire comprimido, un perfil muy lejano al que tendría un francotirador profesional.

Del arsenal que guardaba en su casa y que fue lo que más alertó a los Mossos d’Esquadra, la única explicación que se tiene es su afán por el coleccionismo. Desde luego le faltaba toda la pericia para usarlas, según sus conocidos.

 

Comenta esta noticia
Update CMP