19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Tiembla TVE: Fortes y Bardem firman un ridículo histórico y pierden con Cuatro

Carlos Bardem y Xabier Fortes

Carlos Bardem y Xabier Fortes

Los despachos del ente público están conmocionados por un dato histórico para mal: el martes 19 de mayo quedará grabado como el día en que TVE quedó quinta en audiencias.

 

 

 

Las audiencias del martes 19 de mayo han provocado nervios y temblores en los despachos de Prado del Rey, en plena reestructuración de su parrilla para la próxima temporada, según le consta a El Topo tras husmear en las plantas más nobles de la casa.

La 1 de TVE quedó relegada a la quinta posición entre las grandes cadenas, confirmando unos catastróficos resultados en este mes que podría ser el peor mayo de la historia de la cadena: el ente público, con más presupuesto, personal y recursos que ninguna otra cadena, cayó a la lona de las audiencias incluso ante las marcas más pequeñas.

Incluyendo, por cierto, a la controvertida serie en prime time de Carlos Bardem, que bromea con el coronavirus, pero no le hace ninguna gracia a la audiencia: apenas consiguió  un patético 5.8% de los espectadores totales.

La 1 se quedó en el 7,6 de cuota media durante el día, muy lejos de Tele 5 que fue líder con el 14,3. En segundo lugar, Antena 3 logró el 12,6. La sorpresa fue Cuatro, que se aupó al tercer puesto con el 8,8 de la audiencia del día.

 

La  Sexta logró el 7,8, dos décimas por encima de la pública y desplazó a la quinta posición a La 1, que sigue dirigida de forma provisional por la Administradora Única Rosa María Mateo conduciendo a RTVE a la peor etapa de su historia.

La catástrofe de audiencia de La 1 comenzó con el pírrico 10,9 por ciento cosechado por el defenestrado Xabier Fortes en Los Desayunos, lo que contradice los datos pregonados hace sólo 48 horas por la Corporación para anunciar su degradación con el nuevo destino que le espera en septiembre en el canal 24 horas.

 

 

Fortes fue claramente batido por El Programa de Ana Rosa (17,7) y por Espejo Público (15,5), e incluso el programa de humor de La Sexta Aruseros fue seguido por más espectadores que Los Desayunos (13,7).

El desastre se prolongó a La Mañana de la recién cesada María Casado, ya fuera de TVE, que tuvo un ridículo 6,4 con sólo 283.000 espectadores de media, unos resultados irrisorios al lado de sus competidores. La tarde no fue mejor, con un España Directo reducido al 5,7 por ciento y cuyo equipo ha recibido un ultimátum hace pocos días: o sube la audiencia o el programa corre peligro de caerse en la próxima temporada.

Moncloa y Ferraz observan

Mientras se produce esta debacle de audiencia, el director de Información y Actualidad Enric Hernández sigue diseñando los planes para el curso 2020-21 en línea permanente con La Moncloa, que autoriza o desautoriza todos los cambios que son propuestos.

Al ritmo que va la pérdida de audiencia, sólo esperará el vacío a los nuevos programas como el magazín que ocupará las mañanas conducido por la meteoróloga Mónica López, que supondrá la desaparición de un informativo histórico: Los Desayunos.

Moncloa y Ferraz, conocedoras de esa hoja de ruta cuando no impulsoras, están de acuerdo con todo ello por una poderosa razón: quieren que Pablo Iglesias saque sus manos del ente público. Al precio que sea.

Comenta esta noticia