25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont y TV3 se unen contra Rivera por decirles sus vergüenzas en directo

La guerra de Tv3 contra Rivera tiene un aliado que, en realidad, demuestra las acusaciones de manipulación que el líder de Cs soltó en directo. Puigdemont interviene y sale trasquilado.

Albert Rivera dio en el clavo e hizo daño: Tv3 manipula, dijo sin ambages y en directo en el programa estrella de la cadena entregada al independentismo, y toda la tribu ideológica separatista ha saltado como un resorte contra el líder de Ciudadanos.

Aunque todos ellos han salido trasquilados por la respuesta de Rivera y, además, por los datos y evidencias que certifican cómo la corporación catalana es un potente altavoz del secesionismo, dotado de unos recursos económicos y laborales desmedidos para el tamaño real del ente y su área autonómica de influencia.

TV3 es un altavoz del separatismo dotado de unos recursos desmedidos para su tamaño y audiencia

El propio Carles Puigdemont ha salido a defender a la televisión que retransmite incluso sus comparecencias desde Bélgica, obviando su condición de prófugo y permitiéndole dirigirse a los catalanes como una especie de presidente en el exilio.

"Es comprensible que quien tiene como modelo de verdad y rigor a los grandes grupos de comunicación españoles, piense que TV3 miente", lanzó el expresidente fugado desde Bélgica, recibiendo una respuesta antológica del propio Rivera que le dejó ya mudo.

"Señor Puigdemont, deje de hacer de comentarista y preséntese inmediatamente en los juzgados para responder de su procesamiento por malversación de fondos públicos y rebelión", replicó un Rivera acosado por el nacionalismo hasta el punto de que, en estas horas, el establecimiento comercial de su propia madre en Cataluña ha vuelto a ser objeto de pintadas vandálicas.

 

"(Rivera) es Santi Abascal con contactos", medió también el diputado de ERC Gabriel Rufián, movilizado igualmente para defender la imagen de TV3 sin darse cuenta de que cada frase de un independentista en favor del ente pública se convertía, en realidad, en una prueba de su sometimiento al separatismo.

Las cifras de la máquina de propaganda

240 millones de euros de presupuesto, 2.300 empleados y unas instalaciones que, como casi todo en TV3 y Catalunya Radio, hacen empalidecer las de los dos grandes imperios televisivos de España: ni Atresmedia ni Mediaset, propietarias de una decena de licencias operativas en todo el país, se acercan a esas magnitudes de gasto, pese a que sus ingresos multiplican varias veces a los de la Corporación catalana, cuya audiencia se resiente además.

Además, las últimas cifras accesibles sitúan el presupuesto en algo más de 240 millones de euros al año, una cifra que sólo alcanza su sorprendente significado al compararse, por ejemplo, con la de Telemadrid, que apenas llega a los 70 millones de euros de aportación de la Comunidad de Madrid.

 

TV3 manipuló hasta la nacionalidad de un ciclista en los JJOO y no se frena ni ante los niños

Esa comparativa también es llamativa con respecto al personal: TV3 y sus canales de radio y televisión sobrepasan los 2.300 empleados, por apenas poco más de 300 en Telemadrid. Pero hay más. Si se toman por referencia a los grandes grupos, representados por Antena 3 y Tele 5 con sus respectivos segundos canales (La Sexta y Cuatro) e incluso su oferta en TDT; el resultado es digno de calificarse de escandaloso: los dos grandes monstruos sólo multiplican por tres la plantilla de una televisión autonómica pero, y esto es más sorprendente, gastan menos en personal.

Incontables casos

Y todo ello al servicio de una causa que ha tenido momentos gloriosos: desde la presentación de Purito Rodríguez como un ciclista catalán mientras representaba a España en los Juegos Olímpicos de Río hasta la inclusión de contenidos independentistas en plena programación infantil. Son sólo dos ejemplos: el altavoz del régimen acumula decenas.

 

Comenta esta noticia
Update CMP