Compromís abre una crisis en la tv autonómica que cuesta más de 55 millones

El presidente Puig y consellers con la directora de À Punt y el director general de la Corporación el día de su presentación.

El presidente Puig y consellers con la directora de À Punt y el director general de la Corporación el día de su presentación.

 La crisis ha estallado en la televisión pública valenciana. El consejero de Compromís sostiene que À Punt es un fracaso. "Los informativos son irrelevantes", denuncia.

La nueva televisión pública valenciana, À Punt, nació a las 14.30 horas del domingo 10 de abril. La emisión arrancó con un saludo del conseller de Educación (Compromís) y del presidente del parlamento valenciano, también de Compromís. Quince meses después es el representante del partido nacionalista en el consejo rector quien abre la guerra en la cadena al pedir la dimisión de la directora, ex corresponsal de TV3 en la Comunitat.

Rafael Xambó ha trasladado un duro comunicado en el que mantiene que a día de hoy la televisión autonómica es un fracaso al no lograr ser "referente informativo ineludible en el ámbito comunicativo valenciano". Y añade: "No solo no se ha conseguido el liderazgo informativo que exigía el contrato programa, sino que ni siquiera somos un actor comunicativo con una mínima relevancia". 

À Punt venía a sustituir a Canal 9, que fue cerrada por el gobierno del popular Alberto Fabra, después de 24 años de historia y una deuda superior a los mil millones.

El representante por Compromís, un agitador en redes sociales, sostiene que Empar Marco  -con quien otrora tenía afinidad-no ha cumplido las expectativas e incluso se ha "arrogado"  competencias "exclusivas" del Consejo Rector sobre el presupuesto. 

La televisión autonómica cuesta a los valencianos más de 55 millones de euros al año, pero la directora viene reclamando con reiteración que la partida debe ampliarse a 70 millones. Mientras Compromís aceptaba su reivindicación de incremento de presupuesto, los socialistas rechazaban tácitamente dar un balón de oxígeno económico a la directora.

La mínima audiencia de la cadena ha provocado en parte la desafección del Consell ya que no suele superar como media el 3% de share. Este dato es incluso inferior al número de valencianos que suele ver La 2.

A tres meses del nacimiento de À Punt los costes de personal ya superaron el tope legal fijado por la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación. 

La petición de dimisión se ha producido en la reunión del consejo rector, que actúa como consejo de administración y que está formado por profesionales designados por los grupos políticos de Les Corts.

La gestión de Marco fue evaluada el mes pasado por el citado consejo, tal como obliga la ley. Obtuvo un 5,9 de media, un aprobado raspado, que en teoría le servía para, al menos, aguantar hasta el primer trimestre de 2020 cuando concluye su mandato. Sin embargo, para el  representante del partido de Mónica Oltra, la nota conseguida por Marco es negativa. "De los 47 ítems que se evaluaron, obtuvo una calificación negativa o muy negativa en 28". "Por todo esto, entiendo que debería presentar su dimisión para dar paso a nuevas posibilidades y enderezar la situación", concluye Xambó en su polémica carta. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP