17 de septiembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La última persona que vio a Blanca Fernández Ochoa lanza un mensaje inquietante

Blanca Fernández Ochoa junto a su hija.

Blanca Fernández Ochoa junto a su hija.

Se ha reanudado la búsqueda de la medallista olímpica en las inmediaciones de Cercedilla donde apareció su coche y la familia ha querido desmentir dos datos filtrados en las últimas horas.

Este lunes por la mañana antes de reanudar la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa por las inmediaciones de Cercedilla, sus familiares y amigos, rodeados de voluntarios, se fundieron en un emotivo abrazo para darse fuerzas.

"Cada hora que pasa es más complicado encontrarla bien", sostuvo su cuñado y portavoz de la familia, Adrián Federighi, ante los medios, pero el "accidente" es la única hipótesis que baraja la familia mientras que la Policía no descarta ahora la desaparición voluntaria.

Además, y en cuanto a si existen imágenes de ella el día de su desaparición dentro de un supermercado de Pozuelo de Alarcón, afirmó que es una información que ha recibido la familia y que  demostraría que no salió de forma "improvisada" a la montaña sino que se fue con víveres, mochila y la ropa adecuada.

Dolores Fernández Ochoa señaló en este sentido que tiene la esperanza de hallar a su hermana desaparecida "aunque sea accidentada".

Eso sí, de tarjetas de crédito o segundos teléfonos móviles, como se había dicho en las últimas horas, nada de nada. "100% aseguramos que solo tenía un móvil", que fue el que se dejó en casa, y que no tenía tarjetas de crédito porque "estaba un poco peleada con los bancos y no quería. De hecho, el único teléfono que poseía estaba a mi nombre, precisamente por eso", aclaró  Federighi.

Precisamente en ese único teléfono han hallado búsquedas de casas rurales en el norte de España, algo que reforzaría la versión de la hija, Olivia, a quien dijo que se iba unos cuatro días a caminar, cosa que hacía en solitario de vez en cuando, y que igual se iba a hacer el camino de Santiago.

Los suyos sostienen ahora que tal vez cambió de idea en el último momento y optó por un lugar tna familiar y conocido como la sierra de Madrid. 

Sin embargo, algunos testimonios no ayudan a la tranquilidad. Es el caso de la última persona que vio a Blanca. Se trata de Alfredo, el dueño de una heladería en Aravaca (Madrid). 

La mañana del viernes 23 de agosto Fernández Ochoa pasó por su establecimiento en torno a las 10,30- 11,00 horas. Blanca no reside en Aravaca pero sí su hermana y, según este empresario, pasa  bastantes temporadas en este barrio madrileño cuidando a sus sobrinos cuando su hermana está de viaje.

Alfredo asegura que era una asidua de su heladería. "Hace tiempo que la cara de Blanca no refleja alegría, la conozco desde hace bastante tiempo", destaca. Aquella mañana comunicó que iba a hacer senderismo, sin embargo, este testigo señala que su indumentaria era un vestido blanco que nada tenía que ver con el atuendo de realizar una actividad deportiva.

Apunta el testigo, que vivir a la sombra de ser 'la hermana de' es complicado. Todo el mundo se refiere a ella como la hermana de Paco Fernández Ochoa. "Ella ha sido una medallista olímpica y así le estamos faltando al respecto", destaca.

Comenta esta noticia
Update CMP