20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bancos y empresas abandonan Cataluña antes del suicidio de la Generalitat

Carles Puigdemont en un acto con el presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliú.

Carles Puigdemont en un acto con el presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliú.

En apenas veinticuatro horas, tres firmas señeras y pilares de la economía catalana han anunciado su marcha. Y otras tantas han decidido trasladar también sus sedes a Madrid o Zaragoza.

Cuentan fuentes empresariales conocedoras de lo que se ha cocinado en las últimas semanas en Cataluña, que el pasado viernes se encendieron todas las alarmas. Fue cuando salió del despacho del vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, la especie de que el también consejero de Economía y Hacienda había recibido la sugerencia de la CUP y de algunos sindicatos y pequeñas patronales independentistas para que la respuesta a una posible no celebración del 1-O fuese una huelga general de una semana... avalada por el propio Govern. Finalmente se desechó la idea y se optó por hacer el martes un paro de país.

Ese día las llamadas entre empresarios se multiplicaron. "Estamos muy asustados", advirtió el presidente de Mercadona, Juan Roig. Y el Rey citó al presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé, y al propio Roig para evaluar las consecuencias que para la economía de Cataluña y de España tendría una posible declaración unilateral de la independencia.

En veinticuatro horas, anunciaron la espantada tres marcas señeras en Cataluña, Sabadell, Caixabank y Catalana de Occidente 

Cuatro días después de la consulta ilegal, Puigdemont ya tiene ante sí un auténtico terremoto, de incalculables consecuencias aún, que ha arruinado cualquier espejismo que el presidente y su número dos tuvieran en mente. Este jueves no han sido nombres de dirigentes políticos ni de instituciones del Estado los que han hablado. Banco Sabadell, La Caixa, Catalana de Occidente, Colonial, Vodafone, Merlín... El tejido empresarial catalán ha dicho basta.

 

Tras dos días de pánico bursátil y tras constatar los bancos catalanes el amago de retirada masiva de depósitos de sus clientes, fue el Sabadell el primero en plantarse y en tomar una decisión radical. Su directiva aprobó trasladar su sede social a Alicante. Caixabank, tras remitir de urgencia en la noche de este miércoles una carta a todos sus clientes, maneja la posibilidad de hacer lo propio en los próximos días trasladando su cuartel general a Baleares.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, que lleva varios días recibiendo llamadas de socorro de empresarios vinculados a varias asociaciones, se ha movido en dos direcciones. Una externa, ante los inversores y los fondos. Y también calmando a sus colegas del Eurogrupo.

A nivel interno, Guindos ha ultimado un decreto que será aprobado ya este viernes en el Consejo de Ministros. Este decreto facilitará que las empresas que deseen trasladar su domicilio social puedan hacerlo sin tener que someterlo a la aprobación de la junta de accionistas. Esta medida facilitaría la salida de empresas de Cataluña en las próximas horas. Y así lo habían exigido algunos de los inversores internacionales más importantes.

Junqueras, vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat, con el presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé.

 

Y es que este jueves, la Bolsa volvió a premiar a las empresas que han anunciado su marcha de Cataluña. En concreto, las acciones del Banco Sabadell se revalorizaron un 6,16%, mientras Caixabank, la otra entidad catalana del Ibex 35, también experimentó un rebote significativo y sus acciones subieron un 4,93%.

Al posible éxodo se sumó otra de las marcas señeras de la economía catalana: la aseguradora Catalana de Occidente. El grupo con sede en Sant Cugat, el sexto en el ránking del sector, afirmó este jueves en un comunicado que "como ha venido haciendo a lo largo de toda su trayectoria, velará siempre porque los productos y servicios no se vean en ningún caso afectados por la coyuntura política y social".

Vodafone y Coca-Cola extreman su atención a lo que suceda en las próximas horas para tomar decisiones

Asimismo, la operadora de telecomunicaciones Eurona se disparó también en el parqué, después de anunciar que el consejo de administración de la compañía ha decidido trasladar su sede social de Barcelona a Rivas-Vaciamadrid. Por su parte, el distribuidor odontológico Proclinic Expert ha decidido mover también su domicilio social, que hasta el momento se ubicaba en L'Hospitalet de Llobregat, a Zaragoza.

Y el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, advirtió que la operadora sigue "con mucha atención" lo que está sucediendo en Cataluña, un tema que forma parte actualmente de la información que regularmente transmite al grupo británico sobre el entorno de negocio de la compañía en España.

Los líderes del independentismo, en especial Oriol Junqueras, han estado meses vendiendo a los catalanes la arcadia feliz que supondría para la economía la República catalana. Ya tiene las pruebas del brutal golpe a la legalidad y al Estado de Derecho. Ya lo dice el dicho: la economía no quiere aventureros.

Comenta esta noticia
Update CMP