14 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los concejales más integristas de Kichi montan una bronca por la Semana Santa

Kichi, en una procesión de Semana Santa, el pasado año. (Foto: Diario de Cádiz)

Kichi, en una procesión de Semana Santa, el pasado año. (Foto: Diario de Cádiz)

Los tres partidos que gobiernan el Ayuntamiento, Podemos, Ganar Cádiz y Por Cádiz sí se puede, se han declarado la guerra. Detrás de todo: su desprecio a las tradiciones cristianas.

Llegan las tradiciones ligadas a la Semana Santa y, como ya ocurrió el pasado año, en diversos de los llamados ayuntamientos del cambio Podemos y sus plataformas afines vuelven a desatar la polémica. El alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' y sus concejales de Ganar Cádiz y Por Cádiz sí se puede están a la gresca a cuenta de las procesiones de los próximos Jueves y Viernes Santo.

La bronca en esta ocasión la ha desatado la concejala de Cultura, Eva Tubío, al criticar la decisión de Kichi de repartir 80 entradas diarias para sillas para la procesión de Semana Santa, en virtud de un acuerdo alcanzado entre la Alcaldía y el Consejo de Hermandades y Cofradías.

Se da la circunstancia, según ha explicado la edil en declaraciones a la SER en Cádiz, de que la relaciones municipales con el mundo de la Semana Santa se canalizan a través de la Delegación de Cultura, de la que Tubío es máxima responsable.

Sin embargo, Podemos, en el que milita Kichi, ya negoció el pasado año directamente con el Consejo de Hermandades y Cofradías a través del exconcejal de Medio Ambiente Manuel González Bauza, puenteando a la propia Tubío.

La concejala de Cultura ha mostrado su "respeto absoluto a la religión católica y a la Semana Santa, pero ha recordado que su partido, Ganar Cádiz, defiende y practica el laicismo desde las instituciones". "No compartimos con nuestro socio de gobierno esta medida, y ellos lo saben", ha censurado este lunes.

"Apoyamos la Semana Santa como un acto cultural más, pero no creemos que haya que favorecer a una religión por encima de otra", ha recalcado Tubío.

La laicidad del Ayuntamiento ha sido un recurrente motivo de gresca entre Ganar Cádiz y Por Cádiz Sí Se Puede. También lo ha sido en el seno de Podemos Cádiz. En este sentido, Kichi renunció el pasado año a entregar el bastón de mando de la ciudad al Nazareno de Santa María, como era tradición, y no fue en la representación municipal que procesiona acompañando a este paso de la Semana Santa gaditana.

Sin embargo, el regidor sí participó a título personal en el cortejo realizando gran parte del recorrido con la penitencia -tras el paso del Nazareno de Santa María y antes de las secciones de la Virgen- acompañando a su madre. Kichi ya ha anunciado que este año hará lo mismo.

Comenta esta noticia
Update CMP